Agroalimentación, Consumo y Distribución

Merluza negra de pesca responsable: confianza para el consumidor

El nuevo certificado AENOR Merluza Negra de Pesca Responsable asegura que los procesos desde la captura hasta la comercialización del producto se realizan de forma responsable, respondiendo a criterios de sostenibilidad, seguridad alimentaria y aspectos socioeconómicos que afectan a los trabajadores de las flotas pesqueras.

Merluza negra de pesca responsable: confianza para el consumidor
  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn

Opinión

Credibilidad y transparencia para el consumidor

Juan Carlos Martín Fragueiro
Gerente
Organización de Productores de Pesca del Puerto y Ría de Marín (OPROMAR)

La diferenciación de los productos de la pesca aumenta su importancia en el mercado actual.

Experiencia

Compromisos cumplidos

Eladio Rosales
Fundador
Grupo Rosales

Una vida de trabajo y esfuerzo culmina con la consecución de la marca de Merluza Negra de Pesca Responsable.

Juan José Moreno
Mánager de Alimentación
AENOR

El COVID-19 ha provocado un cambio en la tendencia de consumo de productos del mar en los hogares españoles, observándose en 2020 un aumento en el consumo de pescado de aproximadamente un kilo por persona respecto a 2019. Y es que, en el último informe presentado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación sobre el consumo alimentario durante el año 2020, si bien se observa que el gasto en alimentación de los hogares españoles disminuyó un 3,2 % respecto de 2019, en el caso de los productos pesqueros, los hogares incrementaron sus compras en un 10,5 %; siendo el gasto medio un 13,8 % superior al realizado durante el mismo periodo del año anterior.

 

La merluza se encuentra entre los pescados por el que más optan los consumidores españoles, valorada por su gran calidad, un perfil nutricional bajo en grasa y ser fuente de proteínas de alto valor biológico. El consumo de merluza proviene principalmente de las especies extraídas en el Golfo de Vizcaya, Gran Sol o incluso en La Patagonia. Sin embargo, la merluza negra, proveniente de Marruecos y Mauritania, es menos conocida por los consumidores. Tanto el color negro del lomo como su pequeño tamaño, cercano a los 2 kg, la hacen inconfundible frente al resto de las merluzas.

Las auditorías que lleva a cabo AENOR evalúan anualmente tanto el Sistema de Gestión para el Autocontrol de la flota como el nivel de cumplimiento in situ de los buques

Sostenibilidad a largo plazo

Uno de los objetivos de la actual Política Pesquera Común es garantizar que la actividad pesquera sea sostenible a largo plazo, que sea gestionada de forma coherente y que contribuya al mantenimiento de las poblaciones de peces por encima de unos niveles de biomasa que permita el desarrollo de esta actividad con un alto rendimiento y sostenibilidad.

 

La flota de OPROMAR (Organización de Productores de Pesca del Puerto y Ría de Marín), que opera en aguas de Mauritania y dirige su actividad a la pesca de la merluza negra, lleva años trabajando en la adopción de medidas en aras de garantizar un ejercicio racional de la pesca. Con el propósito de consolidar esta labor y dar respuesta a la necesidad del sector, ha impulsado el desarrollo de la certificación AENOR de Merluza Negra de Pesca Responsable.

 

Esta certificación aporta un claro valor añadido al producto, con una marca de garantía que permite al consumidor diferenciarlo de otros similares, la confianza que aporta la certificación AENOR sobre el conjunto de características que son de interés para el consumidor y el cumplimiento de los compromisos establecidos en la especificación técnica que le es de aplicación.

 

Esta certificación establece el conjunto de requisitos que deben cumplir los buques pesqueros pertenecientes a OPROMAR que se dediquen a la pesca de la merluza negra, en la modalidad de arrastre de fondo, tratándose de buques de fresco (no congeladores).

 

De esta forma, con la implantación en toda la flota de los compromisos establecidos en el marco de la certificación, se asegura que los procesos desde la captura hasta su comercialización se realizan de forma responsable respondiendo a criterios de sostenibilidad, seguridad alimentaria y aspectos socioeconómicos que afectan a las tripulaciones de dicha flota.

Buques del Grupo Rosales certificados por AENOR: Virgen de Consolación, Isla de Santa, y Carmen e  ...

Buques del Grupo Rosales certificados por AENOR: Virgen de Consolación, Isla de Santa, y Carmen e Pilar

Legislación, normativa y ODS

La actividad de pesca de la merluza negra tiene un impacto sobre el medio marino, la seguridad alimentaria y el personal a bordo de los buques.

 

Es por ello, que la certificación Merluza Negra de Pesca Responsable de AENOR contempla todos los requisitos clave para hacer de la pesca de la merluza negra una actividad sostenible en sus vertientes económica, social y medioambiental. Además, garantiza que la actividad desarrollada se lleva a cabo en el marco del cumplimiento de la legislación y normativa vigente.

 

El esquema de certificación de AENOR está muy relacionado con la producción de productos éticos y, entre otros aspectos, garantiza el cumplimiento de las condiciones laborales de los tripulantes de los buques pesqueros según el convenio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) 188.

 

Asimismo, este certificado contribuye al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU ODS 8 Trabajo decente y crecimiento económico, ODS 12 Producción y consumos responsables, ODS 14 Vida submarina, ODS 16 Paz, Justicia e instituciones sólidas y ODS 17 Alianzas para lograr los objetivos.

 

Las auditorías que lleva a cabo AENOR evalúan anualmente tanto el Sistema de Gestión para el Autocontrol de la flota como el nivel de cumplimiento “in situ” de los buques.

 

Dentro de la especificación técnica, se establecen una serie de requisitos agrupados de la siguiente forma:

 

  • Calidad: condiciones para la actividad pesquera; control de la actividad pesquera e inspecciones técnicas; seguimiento de buenas prácticas de gestión de capturas; control marítimo; sistemas de localización de buques; censos y documentación básica de los buques; mantenimiento del buque desde un punto de vista técnico y buenas prácticas de pesca.
  • Condiciones sociales y de seguridad laboral: condiciones de trabajo, condiciones sociales y de seguridad en el trabajo alineadas con el Convenio 188 de la Organización Internacional del Trabajo (edad mínima, reconocimientos médicos, contratos, salarios, horas de descanso, descanso entre campañas, dotación, enfermedad, repatriación, atención médica, seguros, seguridad social, prevención de riesgos laborales, así como medios de salvamento y supervivencia).
  • Medio ambiente: gestión de residuos y aguas residuales, así como la gestión de emisiones y consumos.
  • Seguridad alimentaria: control de requisitos estructurales y de equipamiento; higiene y limpieza; equipos de fabricación de hielo; control de productos durante y después del embarque, envasado y transporte de los productos de pesca; control de plagas, formación y aseguramiento de buenas prácticas de seguridad alimentaria.

Esta certificación establece el conjunto de requisitos que deben cumplir los buques pesqueros que se dediquen a la pesca de la merluza negra, en la modalidad de arrastre de fondo, tratándose de buques de fresco (no congeladores)

Opinión

Credibilidad y transparencia para el consumidor

Juan Carlos Martín Fragueiro
Gerente
Organización de Productores de Pesca del Puerto y Ría de Marín (OPROMAR)

La diferenciación de los productos de la pesca aumenta su importancia en el mercado actual. La cada vez más exigente demanda de los consumidores, junto a una regulación muy estricta que implica un esfuerzo importante de los productores para poder cumplirla, nos ha hecho trabajar en la puesta en valor de nuestros productos.

 

Comprometidos con hacer bien las cosas, creemos firmemente que es importante dar a conocer nuestro trabajo a los consumidores. El rigor con el cumplimiento de toda la reglamentación, poniendo especial atención en la sostenibilidad del recurso, el esfuerzo dedicado a que nuestro pescado sea el de mejor calidad, manteniendo siempre las condiciones de trabajo dignas para todos los tripulantes independientemente de su nacionalidad, son nuestras señas de identidad.

 

Es por ello por lo que se creó en el año 2020 la marca de garantía Merluza Negra Responsable, estableciendo una serie de requisitos que ha de cumplir la flota interesada en diferenciar su merluza negra de la capturada por otras flotas en el mismo origen. Para dar credibilidad y transparencia ante el consumidor se ha utilizado la marca AENOR, que garantiza la verificación independiente del cumplimiento de todos los criterios establecidos por OPROMAR para el marcaje de la merluza negra de manera individual con su marca.

Experiencia

Compromisos cumplidos

Eladio Rosales
Fundador
Grupo Rosales

Una vida de trabajo y esfuerzo culmina con la consecución de la marca de Merluza Negra de Pesca Responsable. Después de habernos sometido a las auditorías llevadas a cabo por AENOR, consiguiendo la certificación de nuestros tres buques de arrastre que faenan en aguas de Mauritania bajo el Acuerdo de Pesca que mantiene este país con la Unión Europea, podemos decir que ha merecido la pena. Isla de Santa, Virgen de Consolación, y Carmen e Pilar son los buques certificados.

 

Por fin podemos dar a conocer el gran trabajo llevado a cabo por nuestra empresa en tres ámbitos fundamentalmente: social, ambiental, y aseguramiento de la calidad y seguridad alimentaria.

 

A través de este proyecto no solamente podemos asegurar a los consumidores de la merluza negra, principalmente en el mercado andaluz y el Levante español, que tienen en su mesa un producto de gran calidad; sino que además podemos asegurar que ha sido capturado manteniendo unas condiciones de trabajo adecuadas, respetando los acuerdos internacionales de la Organización Mundial del Trabajo y todas las indicaciones establecidas en el acuerdo, en relación con la gestión sostenible del recurso. Todo esto es lo que significa esta marca. La apuesta por un oficio, el compromiso con una manera de hacer las cosas de manera responsable, porque no se puede hacer de otra manera. Demostrarlo y enseñarles a los consumidores todo lo que estamos haciendo.

 

Las nuevas tecnologías nos ayudan en todo esto. Quien me iba a decir cuando estaba en Terranova en mi adolescencia hace 70 años que a través de un teléfono móvil una persona podría saber quién pesco esa merluza negra, dónde y cómo lo hizo.

 

Lo que decía al comienzo, el objetivo de una vida de trabajo, cumplido.

Números anteriores

Consulta números anteriores en esta sección, los números a partir de marzo de 2018 están disponibles en versión Online y todos están disponibles para descarga en PDF. Utiliza los cursores o desplace las revistas para acceder a los contenidos.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.