Servicios y Suministros

Certificación de producto para cables

Las certificaciones de producto para cables de AENOR benefician tanto a fabricantes como a usuarios. Mediante la Marca N, la Marca AENOR <HAR> y el marcado CE, el fabricante puede demostrar el cumplimiento con requisitos obligatorios o voluntarios en diversos mercados. Y los usuarios tienen la garantía de que el cable cuenta con determinados niveles de calidad y seguridad. Los certificados de AENOR cubren cables eléctricos, de comunicaciones y de fibra óptica. Más de 80 centros de producción, ubicados en 15 países, cuentan con certificados AENOR para cables.

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn

Entrevista

Jordi Calvo
Presidente
Asociación Española de Fabricantes de Cables y Conductores Eléctricos y de Fibra Óptica
FACEL

Para el presidente de FACEL, la correcta implementación de las políticas de calidad debe ser un filtro ante la competencia menos comprometida y desleal.

EXPERIENCIAS DE EMPRESAS CERTIICADAS

Antonio Balado
Técnico de Desarrollo de Certificación
Dirección de Operaciones de Conformidad
AENOR

La permanente evolución de la tecnología, el constante aumento de requisitos reglamentarios en los diferentes mercados, así como los niveles demandados por usuarios cada vez más informados, han conducido en los últimos años a un avance continuo en los requisitos exigidos a los cables en las instalaciones eléctricas o de comunicaciones. La previsión es que esta situación se mantenga o incluso se intensifique en el futuro próximo, al añadir a las habituales exigencias de seguridad y funcionalidad otras cuestiones relacionadas con aspectos ambientales, por ejemplo.

 

La legislación, también en constante evolución, es un factor que incide de forma específica en el sector de los cables. Esto provoca, por una parte, la necesaria adaptación a nuevos requisitos y, por otra, una cierta dispersión en los mismos, pues las diferentes reglamentaciones no siempre avanzan de forma coordinada en mercados que, sin embargo, presentan cada vez una mayor globalización.

 

Este entorno de globalización afecta ampliando el posible origen geográfico de los proveedores de cables y disminuyendo la presencia, habitual hasta ahora en el sector, de interlocutores con conocimiento técnicos específicos. Esto es debido a la llegada de nuevos canales de venta y distribución con la paulatina implantación en todos los campos del comercio electrónico.

 

Por todo ello, para el usuario y el instalador ha aumentado en cierta medida la oferta y la procedencia de los cables, haciendo más difícil diferenciar aquellos que aseguran la calidad necesaria y resultando cada vez más complejo estar al día en los diferentes requisitos legales exigibles. Desde el punto de vista del fabricante, se impone la presencia en un mayor número de mercados, teniendo que demostrar en todos ellos las exigencias de calidad y seguridad que la legislación o los propios usuarios demandan.

 

La certificación de productos de AENOR en el campo de los cables proporciona un medio para demostrar ante usuarios y Administración la conformidad y calidad del producto, a la vez que facilita el acceso a otros mercados mediante los acuerdos internacionales de los que AENOR forma parte. Sin olvidar la importante labor desarrollada en los últimos años como Organismo Notificado en el campo del Reglamento de Productos de la construcción (CPR) para facilitar el acceso al mercado europeo.

El proceso de certificación incluye la realización periódica de visitas de inspección al centro de fabricación, lo que asegura el cumplimiento del fabricante con los requisitos exigidos a su sistema de producción

Garantía de calidad y seguridad

La certificación AENOR de Cables eléctricos es siempre demandada de forma voluntaria por el fabricante para garantizar el cumplimiento con los requisitos exigidos por las normas aplicables a cada producto. Estas normas, que pueden ser nacionales, europeas o internacionales, se encuentran con frecuencia referenciadas como base para el cumplimiento de las diferentes legislaciones, como pueden ser en España los diferentes reglamentos de instalación o en Europa las Directivas o reglamentos aplicables. Ahora bien, la certificación de AENOR va siempre más allá de las exigencias de la legislación europea o nacional.

 

En primer lugar, el proceso de certificación incluye la realización periódica de visitas de inspección al centro de fabricación, lo que asegura el cumplimiento del fabricante con los requisitos exigidos a su sistema de producción. En segundo lugar, se ensayan muestras del producto en laboratorios para verificar su conformidad con la norma aplicable, repitiéndose periódicamente los ensayos sobre muestras seleccionadas durante las visitas de seguimiento o directamente en el mercado.

 

A lo anterior, se suma que AENOR es un organismo de reconocida independencia. La imparcialidad de las decisiones se garantiza por los Comités Técnicos de Certificación. En concreto en el sector de los cables desarrollan su actividad los siguientes comités:

 

  • CTC-042 Cables eléctricos, cables de telecomunicaciones, hilos para bobinas electromagnéticas y accesorios.
  • CTC-075 Conductores desnudos y cables eléctricos para transporte y distribución de energía eléctrica y sus accesorios (encargado de la certificación de cables y accesorios destinados a las redes de las compañías eléctricas de transporte y distribución).

 

Ambos comités están acreditados por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) y en ellos participa activamente la Asociación Española de fabricantes de Cables y Conductores Eléctricos Aislados y de Fibra Óptica (FACEL), contribuyendo de forma decisiva al desarrollo de sus funciones.

La Marca AENOR N proporciona un medio para demostrar ante usuarios y Administración la conformidad y calidad del producto, a la vez que facilita el acceso a otros mercados mediante los acuerdos internacionales de los que AENOR forma parte

Compromiso del fabricante

La certificación voluntaria de cables eléctricos de AENOR demuestra el compromiso del fabricante con la calidad y seguridad de su producto, permitiendo diferenciarlo mediante:

 

  • Realización de ensayos en laboratorios acreditados.
  • Realización de visitas de inspección a los centros de producción.
  • Repetición periódica de las actividades de seguimiento (ensayos y visitas) para asegurar que el cumplimiento con los requisitos se mantiene en el tiempo.
  • Independencia a la hora de juzgar la conformidad de los cables mediante la participación de Comités Técnicos de Certificación.

 

En resumen, instalar cables que dispongan del certificado AENOR ofrece al usuario la certeza de que producto y fabricante superan de forma continuada los niveles de calidad y seguridad exigidos por AENOR, mejorando la confianza en su conformidad y seguridad, y facilitándole la diferenciación entre los distintos niveles de calidad de los productos presentes en el mercado.

Entorno reglamentario

Sin entrar en excesivo detalle en la cada vez más intrincada red de las diferentes reglamentaciones que afectan a los cables, y centrándonos en las legislaciones con mayor incidencia, existen dos tipos fundamentales de legislación que afectan a los cables.

 

Legislación de mercado (fundamentalmente directivas y reglamentos comunitarios y su transposición a la legislación nacional). Fijan los requisitos que hay que cumplir para comercializar el producto en la Unión Europea y definen los medios de prueba para demostrar su cumplimiento. Con el marcado CE, el fabricante declara cumplimiento con las directivas y reglamentos aplicables. En el campo de los cables cabe destacar:

 

 

Reglamentos de instalación. Definen los requisitos de la instalación y, por lo tanto, del producto una vez instalado. A diferencia de las directivas, los reglamentos de instalación pueden variar en cada Estado miembro de la Unión Europea, pudiendo incorporar requisitos adicionales a los exigidos por las directivas para ciertos productos y usos específicos. En el campo de los cables se pueden mencionar los siguientes reglamentos:

 

Tanto en el ámbito nacional como comunitario la tendencia en la legislación ha sido emplear las referencias a normas, cuyo cumplimiento presupone a su vez el cumplimiento de los productos con los requisitos reglamentarios. Las diferentes normas aplicables a los cables potencialmente involucrados en una instalación pueden contarse por decenas. A esta complejidad hay que añadir la aparente paradoja de que la reglamentación de instalación puede mantener diferencias nacionales, lo que se traduce en requisitos diferenciados sobre determinados productos (por ejemplo, diferentes clases de reacción al fuego).

En el sector de los cables no es infrecuente que las referencias normativas de los reglamentos de instalación se hagan con respecto a normas nacionales de cada país, que no siempre cuentan con declaraciones de equivalencia a otras normas.

 

Por lo tanto, exigir el obligatorio marcado CE al producto es el primer paso, aunque no siempre sirve para trasmitir confianza en el cumplimiento y seguridad de los cables. Desde un punto de vista práctico, el instalador y el usuario necesitan contar con medios sencillos y fiables que les permitan alcanzar la necesaria confianza en la seguridad y conformidad de los cables instalados.

 

La certificación de AENOR en el campo de los cables se realiza, en general, con respecto a normas que presuponen cumplimiento con las diferentes directivas, incluyendo siempre los requisitos adicionales que pueda recoger la reglamentación de instalación aplicable. En resumen: la certificación se realiza con respecto a las mismas normas referenciadas en los reglamentos nacionales y directivas europeas.

 

El mecanismo para comprobar que el producto cuenta con la certificación de AENOR es simple: comprobar que incluye la Marca AENOR N.

 

En la actualidad, más de 80 centros de producción, ubicados en 15 países, cuentan con certificados AENOR para cables.

Aplicación del Reglamento de Producto de la Construcción

Dentro de las reglamentaciones aplicables a los cables, merecen capítulo aparte los requisitos de Reacción al Fuego exigibles a los cables de energía, control y comunicación destinados a ser incorporados permanentemente en obras de construcción en la Unión Europea, que están sujetos a lo establecido al respecto en el Reglamento (UE) nº 305/2011 de Productos de Construcción (CPR, por sus siglas en inglés).

Para definir las prestaciones de reacción al fuego de los cables, el reglamento CPR establece un criterio uniforme de clasificación en la UE. Si bien hay que tener en cuenta que no se fijan en el CPR requisitos mínimos de clasificación, pues estos corresponden a las legislaciones nacionales de los Estados miembro de la UE.

 

Una vez definida la clasificación de reacción al fuego aplicable a un determinado cable, el esquema CPR establece igualmente los medios que deben utilizarse para demostrar el cumplimiento de las prestaciones declaradas mediante la aplicación del correspondiente sistema de evaluación y verificación del cumplimiento de la prestación (EVCP).

 

Para las clasificaciones de reacción al fuego de características más elevadas (clases Aca, B1ca, B2ca y Cca) se requiere el sistema de evaluación 1+. Este es el más exigente de los aplicados dentro del CPR e incluye la realización, por parte del organismo notificado, de actividades tanto previas a la comercialización del cable (ensayos de tipo e inspección del control de producción en fábrica) como actividades de seguimiento o evaluación continuada de las prestaciones.

 

AENOR es Organismo Notificado para la emisión de Certificado de Constancia de las Prestaciones para Cables de acuerdo con el CPR con sistema de evaluación 1+. A este respecto, la amplia experiencia de AENOR incluye tanto los diferentes tipos de productos: cables de energía, de datos, de control y de fibra óptica, como centros de producción situados en diversos países, facilitando, mediante la emisión de los correspondientes certificados la comercialización de esos cables en el área de influencia de la Unión Europea.

La emisión de Certificados de Constancia de las Prestaciones por AENOR de acuerdo con el Reglamento de Productos de Construcción, como paso previo obligatorio para el marcado CE, permite la comercialización de cables destinados a ser incorporados permanentemente en obras de construcción en el ámbito de la UE

Reconocimiento internacional

Para dar respuesta a la necesidad de reconocimiento internacional de las certificaciones de cables eléctricos, AENOR participa en los principales acuerdos existentes en este campo. Estos acuerdos resultan especialmente útiles para la comercialización de los cables en mercados en los que existe una fuerte tradición certificadora, con la exigencia de determinadas marcas de conformidad, cuya obtención se facilita a través de los acuerdos.

 

En el entorno europeo, AENOR es miembro del acuerdo para la concesión y reconocimiento de la marca común europea <HAR> para cables eléctricos de baja tensión. El esquema de certificación según marca AENOR <HAR> es conocido por su exigencia, con tomas de muestras trimestrales y el ensayo de hasta 150 muestras al año. Los cables con certificación AENOR <HAR> cuentan con el acceso asegurado a los mercados de todos los países europeos miembros del acuerdo. Comprometiéndose cada organismo a reconocer los certificados emitidos por cualquier miembro del acuerdo de igual forma que los certificados propios.

 

AENOR es también miembro del acuerdo CB de la IECEE. La importancia creciente de este acuerdo hace que los certificados que autoriza a emitir (certificados CB) sean una herramienta cada vez más válida para demostrar el cumplimiento con las exigencias de otros mercados.

 

Por último, para mercados y necesidades concretas, AENOR ha alcanzado diferentes acuerdos específicos bilaterales con organismos de certificación líderes en sus respectivos mercados, como por ejemplo con IRAM (Argentina).

 

En definitiva, todos estos acuerdos ofrecen un amplio conjunto de posibilidades para el reconocimiento internacional de las actividades realizadas por AENOR. Sin por ello dejar de trabajar para avanzar en esta línea, pues se impone la necesidad de profundizar y ofrecer cada vez un mejor servicio a la industria, que ayude a salvar los obstáculos que pueda encontrar la comercialización de productos en otros mercados.

"La certificación permite que progrese la competencia leal y la confianza en la calidad de los productos"

Jordi Calvo
Presidente
Asociación Española de Fabricantes de Cables y Conductores Eléctricos y de Fibra Óptica
FACEL

Para el presidente de FACEL, la correcta implementación de las políticas de calidad debe ser un filtro ante la competencia menos comprometida y desleal. Así, afirma que la certificación ofrece confianza a los clientes y permite incorporar productos y servicios donde se requiera un nivel exigente de la calidad.

¿Cómo influyen en el sector las políticas de calidad?

El progreso de nuestra sociedad ha ido e irá de la mano de la mejora de la calidad y sostenibilidad de los productos y servicios comercializados en el mercado. Consecuentemente, el desarrollo de nuestras Compañías siempre ha estado unido a la implementación de políticas de gestión de la calidad efectivas. La conformidad de nuestros sistemas y productos nos dan el reconocimiento ante nuestros clientes en particular y con la sociedad en general.

 

Entendemos que la correcta implementación de las políticas de calidad debe ser un filtro ante la competencia menos comprometida y desleal. Esta es la razón que llevó a FACEL a fijar como requisito obligatorio y estatutario para todas las compañías asociadas la obtención de una certificación ISO 9001.

 

Nuestras empresas asociadas están comprometidas con los más altos estándares de calidad en los cuales llevan trabajando desde hace mucho tiempo, estando también comprometidas en inculcar a sus clientes la necesidad de comercializar solo productos de empresas con estándares de calidad garantizados.

¿Qué papel tiene la certificación como impulso de la competitividad del sector?

No cabe duda de que la certificación de un producto es el reconocimiento final del compromiso con los más altos estándares de calidad por parte de nuestras empresas, así como una garantía para nuestros clientes y para los usuarios finales de nuestros productos.

 

También tiene consecuencias positivas y resulta imprescindible para garantizar la competitividad de nuestro sector. Esta es la razón de que nuestro sector tenga una larga experiencia en apoyar la certificación, baste como ejemplo indicar la firma en 1973 del Acuerdo HAR que en el ámbito europeo significó un reconocimiento de certificaciones nacionales y, por lo tanto, una herramienta imprescindible para poder optar a otros mercados.

¿Cuáles son los principales retos del sector para los próximos años?

Las empresas del sector se enfrentan a importantes retos asociados a la mejora de la competitividad y de los productos, cada vez con superiores requisitos en cuanto a prestaciones técnicas y seguridad.

 

Junto a la mejora continua de los productos, las empresas deben ir adaptando sus procesos para limitar y reducir el impacto medioambiental en toda la cadena de valor. Mediciones y acciones sobre la huella de carbono, el uso de recursos naturales, las emisiones, etc.

 

El uso de sustancias no permitidas y aspectos relativos al reciclaje durante la producción y hasta el final de la vida útil del producto son un reto futuro a la vez que una prioridad actual.

 

En resumen, trabajar para la sostenibilidad de nuestra actividad y de nuestros productos a través de garantizar no sólo los estándares de calidad de nuestros productos, sino también minimizar el impacto medioambiental de nuestros procesos de fabricación; maximizar la reciclabilidad de nuestros productos y subproductos, así como empujar los procesos de transformación de nuestras empresas en aspectos de organización del trabajo.

¿Cómo puede la certificación ayudar a afrontar esos retos?

La certificación da la confianza a nuestros clientes y abre las puertas a poder incorporar nuestros productos y servicios donde se requiera un nivel exigente de la calidad. La certificación con una marca reconocida internacionalmente permite que progrese la competencia leal y la confianza en la calidad de los productos.

 

De poco sirve que los productores nacionales estemos convencidos sobre la necesidad de garantizar la sostenibilidad y los niveles de calidad que nuestras empresas ofrecen al mercado si en paralelo existen otros agentes en el mercado que actúan con otros criterios distintos y comercializan productos, de producción nacional o importados, fuera de los estándares requeridos por nuestro mercado para conseguir una ventaja competitiva de costes.

 

La competencia desleal no debe tener margen para poder operar en un entorno cada vez más exigente. Los organismos competentes deberán tomar conciencia sobre la necesidad de implantar sistemas de vigilancia y seguimiento de mercado. Detectar a tiempo los incumplimientos aumentará la conciencia y la valoración de las marcas que dan garantía de cumplimiento y calidad.

Experiencia

Comprometidos con la calidad

Pilar Soria Domingo
Directora Técnica
Cables RCT

Cables RCT tiene en su catálogo productos certificados por AENOR desde 1990. En aquel momento la obtención de las certificaciones fue motivo de celebración en la compañía. Celebración que se repitió, corregida y aumentada, con la obtención de la certificación del Sistema de Gestión de la Calidad ISO 9001 en 1994. Aquella certificación significó para nosotros el reconocimiento del buen hacer de la empresa y de nuestro compromiso con la calidad.

 

Sin duda la certificación de producto y del sistema de gestión también fue y es fundamental para nuestra actividad en los mercados internacionales. Dejamos de salir con la cabeza gacha cuando un cliente extranjero verificaba que nuestros cables no estaban en el registro de productos certificados y pudimos defender “con papeles” la calidad de nuestros productos con nuestros clientes españoles. Nuestra empresa había entrado en un proceso de mejora continua y exigencia técnica que no ha abandonado desde entonces.

 

Cables RCT, el proceso de certificación y AENOR han cambiado mucho. Lo que fue un hito es ahora un elemento totalmente integrado en nuestros procesos empresariales y en nuestro mercado. En muchos casos es algo que puede llegar a darse por supuesto y que los clientes ni siquiera preguntan. Quizá ya no celebramos tanto la obtención de un nuevo certificado pues ahora tenemos 30 cables homologados y seguimos de manera regular ampliando su número. Las auditorías internas y la auditoría anual externa de nuestro Sistema de Gestión de la Calidad forman ya parte de nuestro calendario y programación anuales de manera natural.

 

Sin embargo, la exigencia técnica y organizativa no solo no se ha relajado, sino que cada día cobra más importancia en nuestra empresa y la certificación de productos y sistemas ha pasado a ser un elemento fundamental de nuestra cultura empresarial. Simplemente no concebimos nuestra empresa sin contar con la certificación de producto y de sistemas de gestión, siendo un aspecto fundamental en la realización de nuestro lema: cables para todos los días, cables para toda la vida.

Experiencia

Garantía y confianza

José Antonio Carballo
Jefe de Calidad
Grupo Revi

Conductores Eléctricos Revi es una empresa familiar en segunda generación que comienza su actividad en el año 1960 fabricando cables eléctricos de baja tensión. Pertenece a Grupo Revi que, además, desarrolla otras actividades industriales:

 

  • Revi Trefilados Cableados, fabrica conductores de cobre desnudo.
  • Plásticos Revi Tubos, fabrica canalizaciones para instalaciones eléctricas, telecomunicaciones, drenaje y saneamiento.
  • Tubasa, canalizaciones para conducción de agua sanitaria, evacuación, saneamiento, drenaje e instalaciones eléctricas.
  • Plásticos Revi Conduits, fabrica tubos para instalaciones eléctricas, telecomunicaciones, drenaje y saneamiento.
  • Ecotel Galicia, fabrica cables especiales.

 

La Dirección de Grupo Revi siempre ha considerado que la certificación por tercera parte es una garantía más de que los productos fabricados cumplen con la normativa aplicable. Y es que, los organismos certificadores, además de realizar tomas de muestras a intervalos regulares y ensayarlas en sus laboratorios, auditan el sistema de calidad para constatar que los controles de calidad y de proceso son los adecuados para obtener productos conformes con la normativa.

 

Conductores Eléctricos Revi desde los años 80 ha certificado con AENOR sus cables con la Marca <HAR> y desde 1990 tiene implantado y certificado su Sistema de Gestión de la Calidad de acuerdo con la Norma ISO 9001.

 

Desde entonces y en todo su crecimiento ha seguido siempre confiando en AENOR. Cuenta en la actualidad, entre todas las actividades del grupo,con 20 certificados de la Marca AENOR <HAR> y 27 con Marca AENOR N.

Experiencia

Esenciales para generar confianza

Luis José González Lozano
Director de Producción
Miguélez Cables

Con casi 70 años de historia y un constante espíritu de mejora, crecimiento y adaptación, en Miguélez somos un referente en la fabricación de cables eléctricos de baja tensión. Esto ha sido posible gracias al compromiso y transparencia en la relación con nuestros clientes.

 

Para ello, tanto los productos, como la actividad productiva requerían ser certificados por un sello o marca de calidad concedido por una entidad externa de prestigio. Certificaciones que garantizan el cumplimiento de la normativa vigente y que resultan esenciales en un mercado especializado con una amplia oferta, siendo bien conocido el riesgo que conlleva adquirir productos sin homologación.

 

AENOR ha sido y es para nosotros esencial en nuestro desarrollo. Las marcas de AENOR evidencian que un producto está certificado y esto constituye un elemento diferenciador de primer orden en el mercado, tanto nacional como internacional. Es el afianzamiento de que se cumple con el marco normativo, y por tanto de que las prestaciones técnicas de nuestra gama de cables eléctricos son las requeridas. Esto es extensible tanto al producto como a la gestión de la calidad de la empresa de acuerdo con la Norma ISO 9001. La mejor manera, la más convincente y veraz, de generar seguridad y confianza.

 

Podemos decir, por tanto, que nuestro mercado se apoya, ya no solo en la siempre importante experiencia del usuario, sino también, en la “acreditación” que AENOR realiza de manera constante a través de auditorías regulares al producto y a la gestión de la calidad. Es, en definitiva, un proceso vivo en la búsqueda de la EXCELENCIA mediante la revisión documental continuada, la vigilancia del cumplimiento de las prestaciones nominales y optimización de los esquemas de gestión.

Experiencia

Certificación de producto, reconocimiento a la calidad

Joan Ferran
Director Comercial T&I
Prysmian Cables Spain

Prysmian Group, fabricante líder en el ámbito mundial en el sector del cable de energía y telecomunicaciones, persigue la excelencia en sus procesos internos y en los productos que suministra en los distintos mercados donde está presente.

 

El reconocimiento que recibimos de nuestros clientes refuerza nuestra apuesta por:

 

  • La garantía de calidad reconocida de nuestros productos y de nuestras marcas comerciales apoyada por el sello de AENOR.
  • La innovación en procesos y desarrollo de nuevos productos que nos ha permitido, por ejemplo, liderar la adaptación del mercado de los cables comercializados en España a los requisitos de la nueva reglamentación europea CPR (Reglamento Europeo de Productos de Construcción).

 

Entendemos que tanto la garantía de calidad como la capacidad de innovación tecnológica son claves para nuestra empresa y para el Sector del Cable y del Material Eléctrico. Por lo tanto, creemos que el papel de AENOR como garante del cumplimiento de los requisitos de calidad exigidos por la legislación española y europea es fundamental. Más aún en un momento en que coexisten productos con niveles de calidad garantizada por la marca AENOR con otros productos, fundamentalmente importados de países no pertenecientes a la Unión Europea, que no presentan ninguna garantía ni de calidad ni con la legislación de obligado cumplimiento.

 

Como evidencia del cumplimiento de dichos requisitos, Prysmian Group confía en los procesos de certificación llevados a cabo por AENOR como referente en el mundo de la certificación. Dicha certificación de producto conlleva un seguimiento tanto del control en fábrica como de realización de ensayos en un laboratorio acreditado, hecho que aporta mayor fiabilidad a la calidad del cable en cuestión.

 

En un entorno en continuo cambio, la flexibilidad y capacidad de adaptación a los requisitos de calidad de los clientes son dos características fundamentales para superarse día a día como líder en el sector. Disponer de sistemas de gestión y de productos certificados por AENOR es una garantía reconocida por nuestros clientes, que nos ofrece oportunidades de mercado, tanto en el ámbito nacional como internacional.

Experiencia

Marcar la seguridad y fiabilidad

Jordi Bargalló
Director de Gestión de Calidad
Top Cable

En Top Cable diseñamos y fabricamos, desde hace más de 30 años, cables eléctricos que contribuyen a proporcionar el máximo rendimiento, durabilidad y fiabilidad a una instalación.

 

Somos una empresa española con fuerte vocación internacional, exportando más de la mitad de nuestra producción a algunos de los mercados más exigentes del mundo.

 

Por ello, la confianza en nuestros proveedores y empresas colaboradoras ha de ser absoluta, y son la base que nos permite garantizar un producto de máxima calidad.

 

AENOR es, entre estas empresas colaboradoras, una pieza fundamental. Su marca, ampliamente reconocida en el ámbito internacional, es referente de rigor y exigencia en la certificación del cumplimiento de las normas técnicas asociadas a nuestros productos.

 

Nuestros clientes saben que un producto Top Cable que cuenta con la Marca AENOR N o <HAR> ha superado unos exigentes ensayos que garantizan el cumplimiento de las normas que les corresponden y asegura, por tanto, su seguridad y fiabilidad.

 

Por otro lado, como fabricantes de cable somos conscientes de nuestra responsabilidad sobre la seguridad de las personas. Por ello, en Top Cable hemos sido pioneros en la aplicación del Reglamento Europeo de Productos de la Construcción (CPR), que exige el cumplimiento de estrictos requisitos de seguridad en la reacción al fuego en las instalaciones.

 

La puesta en práctica de dicho Reglamento ha necesitado del desarrollo de nuevas normas técnicas y de la modificación de otras. Desde Top Cable queremos destacar la activa participación de AENOR en el desarrollo de esta nueva reglamentación CPR.

 

Por último, nos gustaría añadir que AENOR no solo colabora y certifica los productos de Top Cable, sino que también asegura el cumplimiento de nuestros procedimientos como organización, con las certificaciones de Sistemas de Gestión de la Calidad ISO 9001 y Ambiental ISO 14001.

 

La implantación de un Sistema de Gestión Ambiental de acuerdo con la Norma UNE-EN ISO 14001, auditado por AENOR, nos enorgullece y refuerza nuestra vocación en favor del cuidado del medio ambiente y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), referencia en Top Cable para la toma de decisiones.

 

En definitiva, Top Cable se congratula de contar con la excelente colaboración de AENOR y todo su equipo humano, y agradecemos desde aquí la oportunidad que nos brinda de destacarlo con esta aparición en su revista.

Números anteriores

Consulta números anteriores en esta sección, los números a partir de marzo de 2018 están disponibles en versión Online y todos están disponibles para descarga en PDF. Utiliza los cursores o desplace las revistas para acceder a los contenidos.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.