Certificación de ODS: herramienta de estrategia empresarial

Los agentes implicados en la recuperación de la crisis ocasionada por el COVID-19 resaltan que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) proporcionan el marco para la recuperación. En este sentido, la Organización de las Naciones Unidas considera que las empresas son un agente clave para la consecución de estos ODS, por lo que es necesario que los incorporen en su estrategia empresarial. AENOR ha desarrollado un modelo de certificación que ayuda a las empresas a identificar los ODS relevantes en materia de actuación e influencia.

Certificación de ODS: herramienta de  estrategia empresarial
  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn

Opinión

Acción empresarial en la Agenda 2030 y confianza en los grupos de interés

Cristina Sánchez
Directora Ejecutiva
Red Española del Pacto Mundial

Comunicar con transparencia es una acción fundamental para las empresas en esta Década de Acción por los ODS, ya que nos indica cómo están avanzando en la consecución de cada una de las 169 metas que componen los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Experiencias

La integración de los ODS en la cadena de valor

Valentín Alfaya
Sustainability Director
Ferrovial

En general tenemos una visión “plana” o bidimensional de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), como una suerte de silos que tratan sobre áreas temáticas y políticas independientes.

Experiencias

Contribuir a los desafíos globales con los ODS

Jesús Regodón
Director de I+D+i y Sostenibilidad
TROPS

TROPS es consciente de que el sector agroalimentario es uno de los sectores empresariales con más influencia e impacto global, ya que da respuesta a una de las necesidades más básicas de la población: el acceso a la alimentación.

Cursos relacionados

En detalle

Gema de la Rosa
Técnica Sostenibilidad y RSC
José Magro
Gerente de Sostenibilidad y RSC
AENOR

Desde el año 2015, la Organización de las Naciones Unidas propone desarrollar un marco de referencia ambicioso: los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Se trata de 17 objetivos que pretenden guiar, de manera coordinada, la acción mundial colectiva de los siguientes 15 años (2015-2030) para adoptar medidas que logren acabar con los grandes problemas del planeta y abordar los retos de la humanidad. Esto es, poner fin a la pobreza y a la desigualdad, proteger el medio ambiente, favorecer el desarrollo sostenible y garantizar que todas las personas disfruten de paz y prosperidad (No One Left Behind).

 

Estos objetivos fueron establecidos mediante negociaciones entre múltiples agentes, procedentes de un gran número de sectores.

 

Según Naciones Unidas, las empresas son un agente clave para la consecución de los ODS, tanto a escala local como internacional. Pacto Mundial, en el quinto aniversario del establecimiento de los ODS que se celebra este año, insta a la acción empresarial.

 

En este escenario, los ODS plantean cuestiones y proponen metas relacionadas con el consumo responsable, la economía circular, la productividad, la salud y el bienestar o la innovación, ámbitos en los que las empresas pueden aportar mucho; y, si se alcanzan, tienen el potencial para lograr un crecimiento de más calidad, con unos cimientos más sólidos en materia ambiental y social.

 

Por ello, muchas compañías consideran la sostenibilidad como un factor clave para fomentar el crecimiento en nuevos mercados con la vista puesta en la recuperación económica de la crisis que nos acecha. Y es que la sostenibilidad se identifica como una fuente de reducción de costes, aumento de ingresos y nuevas oportunidades de negocio y diferenciación, de ahí que se observe una creciente inquietud por la consecución de los ODS en el escenario empresarial español.

 

En este sentido, según la última encuesta efectuada por Pacto Mundial, el 84 % de los directivos españoles creen que la crisis no afectará negativamente a la estrategia de sostenibilidad de la compañía y el 36 % que afectará positivamente a la integración con los ODS. Desde Naciones Unidas, a través de Pacto Mundial, se ha manifestado que los ODS deben constituirse en la referencia para la estrategia empresarial en materia de sostenibilidad y no simplemente una vía de comunicación de a qué ODS contribuyen las acciones acometidas.

Desde Naciones Unidas, a través de Pacto Mundial, se ha manifestado que los ODS deben constituirse en la referencia para la estrategia empresarial en materia de sostenibilidad y no simplemente una vía de comunicación de a qué ODS contribuyen las acciones acometidas

Responsabilidad social y estrategia empresarial

Adicionalmente, hay dos elementos importantes que se deben resaltar. Por un lado, numerosas disposiciones, como la Ley de Información de No financiera, reseña a los ODS como referencia de reporte; y, por otro, los mensajes lanzados por los agentes externos involucrados (ONG, inversores, gobiernos y, sobre todo, el mundo financiero) se dirigen insistentemente a que las acciones que hay que acometer y la financiación para la recuperación pos-COVID-19 pasan irreparablemente porque sea en un entorno de preservar la sostenibilidad en sus tres ámbitos: ambiental, social y económico.

 

La necesidad de transparencia y de comunicación de las organizaciones se ha puesto de manifiesto desde hace años. El objetivo es generar confianza en los grupos de interés. En consecuencia, numerosas organizaciones lo han materializado participando activamente en plataformas de reporte voluntarias -como el GRI (Global Reporting Iniciative) o el CDP (Carbon Disclosure Project)- y más recientemente de forma reglamentaria, dadas las directrices de información no financiera provenientes de la Unión Europea. En todas estas plataformas, los ODS se han convertido en el denominador común y referencia empleada.

El cumplimiento del compromiso con los ODS se está estableciendo como criterio para otorgar las ayudas económicas a la respuesta conjunta de la Unión Europea pos-COVID-19. Es el caso de los fondos del paquete Next Generation EU al que podrán acceder preferentemente aquellos programas relacionados con sostenibilidad y digitalización

Así, en la justificación de la implicación de las empresas con los ODS, no se apela tan solo a sus responsabilidades para con la sociedad, sino también a una razón de estrategia empresarial: las nuevas oportunidades de negocio que representarán los ODS en futuros sectores clave de la economía mundial. Las empresas no pueden prosperar en un mundo de pobreza, desigualdad, incertidumbre y estrés ambiental, y por ello tienen interés vital en contribuir a que se cumpla la Agenda 2030.

 

En particular, cabe destacar que algunos de los gobiernos de la Unión Europea y empresas de referencia han creado una alianza (la denominada Alianza Europea para la Recuperación Verde) para coordinar esta lucha de la recuperación incluyendo la variable de la sostenibilidad. Con objeto de orientar y apremiar en esta finalidad, diversos organismos e instituciones públicas y privadas han elaborado guías que recogen recomendaciones. Tal es el caso de la Guía SDG Compass elaborada por Naciones Unidas.

Numerosas disposiciones, como la Ley de Información de No financiera, reseña a los ODS como referencia de reporte

Generar confianza

Por todo lo anterior, y por fidelidad a nuestro propósito y misión de contribuir a la transformación de la sociedad creando confianza entre organizaciones y personas, en AENOR queremos estar presentes en el necesario proceso de cambio y proponer un modelo de gestión que ayude en este fin. Y aún más en estos momentos de crisis ocasionada por el COVID-19 donde todos los agentes implicados que van a jugar un papel determinante, incluido el financiero, resaltan que la sostenibilidad será un factor clave para la recuperación y que los ODS proporcionan el marco para conseguir dicha recuperación. De hecho, el cumplimiento del compromiso con los ODS se está estableciendo como criterio para otorgar las ayudas económicas a la respuesta conjunta de la Unión Europea pos-COVID-19. Es el caso de los fondos del paquete Next Generation EU al que podrán acceder preferentemente aquellos programas relacionados con sostenibilidad y digitalización.

 

AENOR propone un modelo de certificación cuyo objetivo es cubrir todos los aspectos destacados, generando confianza a terceros y distinguiendo la contribución empresarial a los ODS, identificando además los logros concretos conseguidos. El Modelo AENOR para certificar la contribución a los ODS cubre el refrendo de que la estrategia de una compañía incorpora la sostenibilidad y está alineado con los ODS relevantes para el core de su negocio.

 

El desarrollo de este modelo se traduce en tres importantes beneficios:

 

  1. Disponer de un esquema de certificación para la gestión de la sostenibilidad de forma global alineado con una referencia internacional comúnmente aceptada.
  2. Trasladar este compromiso a las partes interesadas.
  3. Compatibilizar este modelo con otros reportes, ya sean voluntarios o reglamentarios. Por ejemplo, con el reporte de información no financiera o con Global Reporting Iniciative (GRI), entre otros.

La justificación de la implicación de las empresas con los ODS no radica solo en sus responsabilidades para con la sociedad, sino también en una razón de estrategia empresarial: las nuevas oportunidades de negocio que representarán los ODS en futuros sectores clave de la economía mundial

Nuestro objetivo es el desarrollo de un modelo de certificación que fomente la contribución empresarial a los ODS, siendo aplicable para todo tipo de organizaciones y sectores y cuya finalidad sea dar respuesta a la necesidad de los diferentes grupos de interés en su compromiso frente a la Agenda 2030, bajo las directrices de Naciones Unidas, aportando a las empresas:

 

  • La identificación de los ODS relevantes en materia de actuación e influencia.
  • La consideración de las partes interesadas en la determinación de la estrategia empresarial.
  • Mejora de la imagen externa de la organización.

Opinión

Acción empresarial en la Agenda 2030 y confianza en los grupos de interés

Cristina Sánchez
Directora Ejecutiva
Red Española del Pacto Mundial

Comunicar con transparencia es una acción fundamental para las empresas en esta Década de Acción por los ODS, ya que nos indica cómo están avanzando en la consecución de cada una de las 169 metas que componen los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Y es que, si no conocemos nuestro impacto en la Agenda 2030 no podremos dirigir las acciones correctas para hacerla realidad. En este sentido, el reporting nos da una visión holística de lo que la empresa está haciendo y si estas acciones están funcionando, constituyendo un poderoso estímulo para el diálogo interno y la toma de decisiones con respecto a la contribución a los ODS a todos los niveles.

 

Además, ejerce como escaparate hacia nuestros grupos de interés para que estos conozcan de primera mano los esfuerzos de la empresa en el ámbito de la sostenibilidad. De este modo, el ejercicio de informar y reportar en ODS no es solo una herramienta de análisis, sino también de generación de confianza. Un aspecto clave si consideramos que el 79 % de los consumidores está cambiando sus preferencias de compra basándose en criterios de responsabilidad social, inclusividad o impacto medioambiental según un informe del Instituto de Investigación de Capgemini.

 

Es por ello, que resulta imprescindible la comunicación a todos los grupos de interés de nuestros resultados en sostenibilidad, bien a través de la memoria de sostenibilidad de la empresa o de otros mecanismos de análisis y comunicación que aseguren que la entidad cumple determinados criterios relacionados con el desarrollo sostenible. De esta forma, no sólo cumpliremos una demanda del consumidor, sino que, además, ayudaremos a cambiar sus hábitos hacia el consumo de productos y servicios más respetuosos con la sociedad y el planeta.

Experiencias

La integración de los ODS en la cadena de valor

Valentín Alfaya
Sustainability Director
Ferrovial

En general tenemos una visión “plana” o bidimensional de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), como una suerte de silos que tratan sobre áreas temáticas y políticas independientes. Pero sabemos que esto no funciona así. En realidad, la Agenda 2030 es un marco multidimensional donde los objetivos están conectados entre sí, incluso funcionalmente, tal y como vienen destacando diversos autores (véase, p.e.  Rockström & Pavam, 2015).

 

Es igualmente habitual que cuando las empresas y otras organizaciones reportan sus avances respecto de la Agenda 2030, lo hagan igualmente de forma deslavazada, tratando cada objetivo por separado según encaje en estas o aquellas áreas o funciones de la organización. Es una visión realmente más sencilla, incluso más fácil de transmitir, pero en nuestra opinión inapropiada si lo que queremos es mostrar cómo encaja nuestra organización en algo tan relevante como la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, cuáles son nuestras fortalezas, deficiencias y, por qué no, también las oportunidades que emergen a partir de ella.

 

Ferrovial lleva tiempo buscando la forma de identificar y reportar, digamos “sistémicamente”, la interacción entre nuestra cadena de valor y los ODS. Finalmente hemos encontrado la fórmula trabajando codo con codo con AENOR, como tantas veces hicimos en el pasado para desarrollar nuevos estándares, sistemas de gestión, etc. que resultaron pioneros y abrieron camino a otras organizaciones. Así, se ha convertido en la primera organización en conseguir el certificado AENOR de Estrategia Sostenible (ODS).

 

El proceso podría resultar obvio, pero no ha resultado sencillo por el tamaño de nuestra organización y la diversidad de frentes donde operamos. Partiendo de un mapeo detallado de nuestra cadena de valor hemos identificado las interacciones con los distintos objetivos, y sus dimensiones en términos cuantitativos. El resultado es una herramienta que muestra “de un vistazo” la relación profunda entre nuestros modelos de negocio y el conjunto de la Agenda 2030, facilitándonos por un lado el seguimiento de cómo Ferrovial encaja en esta hoja de ruta, al tiempo que proporcionamos a nuestros grupos de interés información fiable e inteligible avalada con la credibilidad que conlleva la verificación de AENOR.

 

El desarrollo sostenible no es caridad; es una decisión inteligente (Ban Ki-Moon, exsecretario general de Naciones Unidas).

Experiencias

Contribuir a los desafíos globales con los ODS

Jesús Regodón
Director de I+D+i y Sostenibilidad
TROPS

TROPS es consciente de que el sector agroalimentario es uno de los sectores empresariales con más influencia e impacto global, ya que da respuesta a una de las necesidades más básicas de la población: el acceso a la alimentación. Por ello, tiene implicaciones directas sobre el bienestar y salud de los consumidores, condiciones de vida y trabajo de millones de personas y recursos del planeta. Esto se traduce en una alta capacidad transformadora sobre las tres esferas de la sostenibilidad: social, económica y ambiental, y por lo tanto en cada uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y sus 169 metas.

 

Las empresas del sector agroalimentario deben jugar el papel que les corresponde como agentes de desarrollo, colaborando con la sociedad civil y con la Administración pública para alcanzar el gran reto que plantean al sector los ODS; esto es, avanzar hacia un sistema alimentario sostenible que contribuya a los desafíos globales en el ámbito local y mundial.

 

TROPS basa su estrategia empresarial desde sus inicios en las tres esferas de la sostenibilidad. La base fundamental de esta estrategia son las personas (agricultores, empleados, clientes, proveedores, socios, etc.), verdaderas palancas de cambio hacia un desarrollo sostenible y misión de TROPS. Y es que, una cadena agroalimentaria con empleados y agricultores concienciados y formados en prácticas responsables y sostenibles, junto con el impulso de innovaciones y tecnología sostenible y de alianzas para trabajar conjuntamente, posibilitará una verdadera transformación hacia un sector agroalimentario sostenible en España.

 

Nuestras actividades cubren toda la cadena agroalimentaria, por lo que somos conscientes y plenamente responsables del impacto social, económico y medioambiental que generamos:

 

  • Sostenibilidad económica. Proporcionamos crecimiento económico con la comercialización justa de los productos de los agricultores, ofreciendo al mismo tiempo un trabajo digno a los empleados e impulsando la economía local del entorno (más de 300 proveedores locales directos, economía circular). En definitiva, generando actividad económica rentable en la zona, basada en la agricultura
  • Sostenibilidad social. Mejoramos la calidad de vida de nuestros agricultores, empleados y proveedores ofreciéndoles un medio de vida estable o trabajo digno. Y la de los consumidores y sociedad en general con productos sostenibles, que mejoran la salud y son altamente nutritivos,
  • Sostenibilidad ambiental. Agricultores y todos los que formamos TROPS somos conscientes y responsables de que vivimos de los recursos naturales. Por ello, somos los principales agentes que velamos por su protección trabajando siempre a través de una agricultura sostenible, siempre cuidando el medio ambiente, como la biodiversidad de los ecosistemas agrícolas o los recursos hídricos.

 

TROPS juega un papel determinante como agente de transformación hacia un desarrollo sostenible en el entorno donde desarrolla sus actividades, siendo un claro ejemplo de que una empresa agroalimentaria puede ser sostenible y referente nacional e internacional del sector.  El Modelo AENOR de certificación de los ODS, con el que TROPS se ha certificado convirtiéndose en la primera empresa del sector agroalimentario en conseguirlo, ayuda a organizar los elementos considerados para definir la estrategia de sostenibilidad, determinar los ODS prioritarios, respaldar las acciones que emprendidas y su contribución a los mismos.

Promover el cumplimiento de los ODS: proyecto Verified Carbon Standard (VCS)

AENOR ha validado y verificado la Reserva de Biodiversidad Rimba Raya (Indonesia) bajo el estándar Sustainable Development Verified Impact Standard (SD VISta) de la organización VERRA, que certifica proyectos de organizaciones tanto públicas como privadas relacionadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

 

El esquema SD VISta permite a las organizaciones obtener un valor real, ya que hace posible diferenciar sus proyectos de los de la competencia, al sumar a la componente climática otras componentes que tienen que ver con los ODS y que además se certifican respecto a un estándar internacional. También ayuda a tener mayores probabilidades para conseguir financiación y, en paralelo, abrir nuevos mercados.

 

Esta certificación demuestra el compromiso de la organización mediante su evaluación y una comunicación sistemática y transparente de los impactos económicos, sociales y ambientales de sus iniciativas.

Números anteriores

Consulta números anteriores en esta sección, los números a partir de marzo de 2018 están disponibles en versión Online y todos están disponibles para descarga en PDF. Utiliza los cursores o desplace las revistas para acceder a los contenidos.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.