Construcción e Infraestructuras

Infraestructuras construidas con N de AENOR

Más de 100.000 productos de sectores diversos se encuentran certificados bajo la Marca AENOR N. Un número relevante de ellos se corresponde con productos que se incorporan a diferentes infraestructuras. Túneles, puentes, vías urbanas, ferrocarriles, carreteras, presas, redes de abastecimiento, redes eléctricas o gasoductos son solo algunos ejemplos donde los productos con Marca N aportan calidad, durabilidad y seguridad en su construcción.

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn
José Andrés Martínez
Gerente Sector Construcción
AENOR

Si al finalizar el día repasáramos las actividades cotidianas realizadas: darnos una ducha, ir al trabajo, atender una llamada de teléfono, llevar los hijos al colegio, acudir al centro de salud o al centro deportivo, seríamos conscientes del uso que hacemos sin darnos cuenta de las infraestructuras públicas.

 

La inversión en infraestructuras durante el año 2018, que engloba las actuaciones de los Ministerios de Fomento, Agricultura y Energía, habría contado con más de 8.000 millones de euros, según se recogía en los Presupuestos Generales del Estado. Infraestructuras que deben garantizar su durabilidad en el tiempo y mejorar el bienestar social, siendo respetuosas con el medio ambiente.

 

Obras de gran envergadura, con elevados estándares en su ejecución y donde los productos certificados por AENOR adquieren la mayor relevancia gracias al alto grado de calidad, durabilidad y seguridad que aportan a las mismas.

Vías urbanas, carreteras y ferrocarriles -con sus túneles y puentes-, aeropuertos y puertos marítimos, componen la red de infraestructuras que permiten la movilidad de las personas. Comunican barrios, ciudades, países, las usamos diariamente, y exigimos que sean seguras, eficientes, sostenibles, durables. Y en todos ellos encontramos los productos certificados por AENOR.

El usuario solo percibe la parte final de una infraestructura, aquella que se encuentra directamente relacionada con la confortabilidad del desplazamiento o uso, aunque para alcanzarla la construcción ha tenido que pasar por una serie de etapas donde los productos certificados de AENOR, de forma velada, se fueron incorporando a la misma.

 

Actualmente, más de 100.000 productos se encuentran certificados bajo la Marca AENOR N, englobando bajo este número productos de sectores diversos, de los cuales un número relevante corresponde a productos que se incorporan a las infraestructuras. Sólo en el sector de fabricantes de productos de construcción, AENOR tiene en vigor certificados con la Marca N en más de 800 centros de producción distribuidos en 40 países.

¿Dónde encontramos la Marca N?

¿Dónde encontramos la Marca N?

Elementos de transporte

Acero, cemento, hormigón o sistemas de postesado son elementos que conforman el núcleo vital de túneles y puentes, aunque poco perceptibles en la etapa de uso, pero fundamentales para que las vías de comunicación sean seguras y durables durante todo su ciclo de vida. Las certificaciones de Marca AENOR N de estos productos cubren sobradamente las regulaciones y exigencias a la hora de ejecutar una infraestructura de transporte, a la vez que contribuyen a la reducción de los tiempos de ejecución y del coste de control de materiales en su recepción.

 

Para ello, los productos certificados por AENOR se distinguen con el Distintivo Oficialmente Reconocido emitido por el Ministerio de Fomento, máximo garante de la calidad, permitiendo reducir los coeficientes parciales de seguridad establecidos en la reglamentación a la hora del cálculo por parte del proyectista, disminuyendo los lotes de control y ensayo en la obra, reduciendo los rechazos que se producen en la obra y todo ello en un marco de total transparencia.

 

Sin embargo, una infraestructura de transporte no solo se encuentra constituida por los elementos que le confieren capacidad estructural. Equipamientos para la carretera, elementos de seguridad vial, vectores de iluminación o interconexión con otras infraestructuras deben tenerse en consideración. Para todos ellos AENOR, a través de su Marca N, ofrece soluciones que generan confianza entre las organizaciones y la sociedad.

La Marca AENOR N de equipamiento para carreteras comprende la certificación de un amplio abanico de productos que facilitan el tráfico y colaboran al aumento de la seguridad vial. En esta fase de ejecución de la infraestructura, AENOR pone a disposición de las Administraciones productos certificados que, aportando la mayor garantía de calidad, ayudan a la conducción consiguiendo que el usuario circule en mayores condiciones de comodidad y seguridad, minimizando los riesgos de accidentes en la carretera.

 

Dentro de las propuestas de AENOR se encuentra la Marca N de los elementos de señalización vertical, señalización horizontal, barreras de contención de vehículos y barreras de protección de motoristas, entre otras.

Para optar a la Marca N de elementos de equipamiento para carreteras, los productos deben ser evaluados respecto a los requisitos de certificación. Entre ellos se encuentran los exigidos en el pliego de prescripciones técnicas generales para obras de carreteras y puentes (PG-3), facilitando al fabricante demostrar su cumplimiento.

Centros urbanos

Si una infraestructura de transporte se aproxima o transcurre por centros urbanos toma relevancia su iluminación. Esta debe evitar el deslumbramiento, permitiendo la correcta visibilidad del entorno para distinguir cualquier obstáculo y evadirlo, garantizando además el binomio eficiencia-durabilidad. Las certificaciones de Marca N son el elemento de confianza que avalan el cumplimiento de estos aspectos tan necesarios.

AENOR certifica tanto la estructura de sustentación de las luminarias de alumbrado público, las denominadas columnas o báculos de alumbrado, como las luminarias que permiten la correcta visualización. Si en los primeros las exigencias garantizan una resistencia mecánica y durabilidad excepcional frente a los agentes externos, la Marca N de luminarias avala el máximo nivel de eficiencia, seguridad eléctrica y ahorro energético. Y todo ello bajo la supervisión de la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC).

 

No menos importante son las áreas que circunscriben las redes viarias y que configuran el paisaje urbano como son las zonas peatonales, carriles bici, etc., y donde aspectos como la seguridad, durabilidad y la accesibilidad adquieren especial relevancia. En este sentido, AENOR ofrece a la sociedad sus certificaciones de Marca N en adoquines, baldosas y bordillos de hormigón.

 

Para concluir el capítulo de certificaciones de Marca AENOR N de las infraestructuras de transporte no debemos olvidar aquellas que sustentan los elementos destinados a realizar la interconexión entre diferentes tipologías de infraestructuras, como podría ser entre la red viaria y la de saneamiento de una ciudad. Para estos AENOR también tiene desarrolladas certificaciones de producto que permiten que ese punto de unión se realice con la mayor garantía de éxito.

 

La Marca AENOR de los elementos de cubrición y cierre (tapas de alcantarillado) y pozos de registro que permiten el acceso desde la superficie a la red de saneamiento dan la confiabilidad suficiente a todos los agentes de que el sistema está perfectamente engranado a través de productos que son evaluados por una tercera parte, de forma sistemática y rigurosa, sobre la base de las normas de producto que son aceptadas de forma voluntaria por los fabricantes de estos elementos.

Infraestructuras hidráulicas

Presas, desaladoras, instalaciones potabilizadoras y depuradoras, depósitos, redes de abastecimiento y redes de saneamiento. Se trata de infraestructuras necesarias para la generación de energía eléctrica, el tratamiento y distribución del agua de consumo durante todo su ciclo natural que cuentan con multitud de productos certificados por AENOR que contribuyen a aumentar su seguridad.

 

Las presas son construcciones destinadas a durar muchos años, y a resistir el empuje del agua y evacuarla cuando sea preciso. Por lo tanto, sus premisas de proyecto son la durabilidad, impermeabilidad y seguridad durante su ciclo de vida. Se ejecutan con grandes masas de hormigón que deben formularse con cementos especiales para permitir una adecuada hidratación y evitar fisuraciones posteriores del hormigón. La Marca N de AENOR certifica estos cementos que permiten garantizar que las infraestructuras mantendrán sus aptitudes de durabilidad y resistencia durante toda su etapa de uso.

 

Aguas abajo, serán las redes de abastecimiento las encargadas de la distribución del agua hasta los hogares. Desde allí al uso final se encargarán las redes de saneamiento. Nuevamente, los productos certificados por AENOR aparecen para garantizar que todo está bien, que el agua saldrá al abrir el grifo y lo hará en la cantidad y calidad que esperamos.

 

Sistemas de tuberías plásticas de acero o de hormigón, válvulas de seccionamiento, purgadoras y ventosas también son objeto de la certificación de AENOR, que garantiza que sus prestaciones de diseño no solo se cumplen, sino que se aseguran por decenas de años.

Edificación pública

Hospitales, ayuntamientos, universidades o centros deportivos son algunos de los ejemplos de infraestructuras públicas en los que los productos certificados por AENOR se incorporan de forma intensiva, aunque los usuarios no lo perciban. Al igual que para las redes de transporte, la seguridad estructural de estas construcciones pasa por la certificación AENOR de productos de acero, cemento y hormigón, que aseguran el cumplimiento de los requerimientos reglamentarios exigidos en la Instrucción de Hormigón (EHE-08), obligatoria para toda estructura.

Para siguientes fases de ejecución de la obra, AENOR tiene actualmente más de 100 certificaciones en vigor que engloban todas las especialidades que se realizan en una construcción: materiales básicos de construcción, instalaciones, impermeabilización y aislamiento, acabados, productos para la seguridad y accesorios y equipos de trabajo. Certificaciones que adquieren el máximo nivel de garantía al exhibir el Distintivo de Calidad reconocido en el Registro General del Código Técnico de la Edificación (CTE).

Otras infraestructuras

En otras infraestructuras como redes eléctricas, redes de comunicaciones y telecomunicaciones o gasoductos también encontramos productos certificados por AENOR. Así, la Marca AENOR N está presente en  conductores desnudos y cables eléctricos para transporte y distribución de energía eléctrica y los elementos estructurales para su transporte o cables de telecomunicaciones. Se trata de certificaciones AENOR que infieren a estas infraestructuras un nivel de seguridad superior al exigido para que todo funcione como está previsto; todo ello supervisado por ENAC. Además de su Marca N, AENOR facilita la obtención de otras marcas, como ENEC o HAR, y reconocimientos de ensayos para el sector eléctrico.

 

Otros ejemplos de cómo los productos certificados por AENOR forman parte de las infraestructuras que diariamente se usan en la sociedad son la Marca N de tuberías de acero para redes de distribución e instalaciones receptoras de combustibles gaseosos, tubos de polietileno para el suministro de combustibles gaseosos o sistemas de canalización multicapa para instalaciones receptoras de combustibles gaseosos.

La Marca AENOR N es el símbolo de la calidad de producto, respaldada por una tercera parte independiente. Evidencia el cumplimiento de los requisitos definidos en normas o especificaciones técnicas, comprobado mediante la realización de visitas a las instalaciones productivas y la realización de ensayos sobre los productos certificados.

Como parte del esquema de certificación, se podrán establecer programas anuales de seguimiento de los productos certificados en el mercado, adquiriéndolos en sus puntos de venta y realizado las comprobaciones oportunas en los laboratorios de referencia.

 

La certificación AENOR de producto proporciona ventajas a las distintas organizaciones que intervienen en las distintas fases de un proyecto de construcción. Así, el arquitecto o ingeniero que diseña una edificación o una obra civil se asegura la idoneidad de ese producto para ser utilizado, con el aval de un tercero independiente y con el rigor de AENOR. Del mismo modo, cuando el comprador o prescriptor exige en sus especificaciones de compra o pliegos de contratación la necesidad de que los productos suministrados dispongan de una certificación de producto, está contribuyendo a reducir sus costes.

 

Además del reconocimiento del mercado, la certificación AENOR de producto tiene el reconocimiento de la Administración Pública. El hecho de que cualquier esquema de certificación de Marca AENOR N para un producto de construcción exija que los productos cumplan al menos con los requisitos reglamentarios, y en muchas ocasiones exigencias superiores, facilita la solicitud de su reconocimiento como elemento demostrativo del cumplimiento con la Reglamentación.

Números anteriores

Consulta números anteriores en esta sección, los números a partir de marzo de 2018 están disponibles en versión Online y todos están disponibles para descarga en PDF. Utiliza los cursores o desplace las revistas para acceder a los contenidos.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.