Cómo adaptarse a la nueva ISO 50001

La norma internacional de gestión de la energía UNE-EN ISO 50001 acaba de revisarse. Entre otras novedades, la nueva versión presenta un mayor enfoque al negocio, incluye el pensamiento basado en riesgos y da mayor importancia al análisis del contexto. Este artículo analiza las principales novedades del estándar cuya certificación sigue creciendo en todo el mundo.

Cómo adaptarse a la nueva ISO 50001
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • LinkedIn

Video

Nueva ISO 50001 - Sistemas de gestión de la energía

Soluciones de AENOR para hacer la transición

Infografía - ISO 50001

Experiencias

Reforzar el compromiso con el medio ambiente

Carlos Hernández
Responsable de Medio Ambiente
Air Liquide España

Air Liquide España cuenta con más de 100 años de experiencia y es una de las filiales del Grupo Air Liquide, líder mundial de los gases, tecnologías y servicios para la industria y la salud.

En detalle

Juan Manuel García
Gerente del Sector Energía
AENOR

Cerca de 23.000 organizaciones en todo el mundo disponen de tres años para adaptar sus sistemas de gestión de la energía a los requisitos incluidos en la última versión de la UNE-EN ISO 50001, publicada el pasado mes de agosto. Se trata de la herramienta de gestión de la energía empresarial más utilizada en el mundo. Su aplicación ha conseguido generar a las organizaciones un ahorro sistemático de entre el 5 % y el 30 % del coste energético, según un balance realizado por la Organización Internacional de Normalización (ISO). Además, 9 de cada 10 organizaciones que utilizan esta norma la recomiendan y el 95 % de los usuarios dice que la norma le ayuda a identificar las actividades que consumen más energía, según ISO.

 

España es el octavo país del mundo y sexto de Europa por número de certificados del Sistema de Gestión de la Energía conforme a la Norma ISO. AENOR ha certificado cerca de 700 emplazamientos en todo el mundo con la ISO 50001. Y con el objetivo de ayudar a las organizaciones a implantar las novedades de la nueva versión, ofrece a las organizaciones la posibilidad de realizar un gap análisis en ISO 50001, herramienta que permite conocer el grado de adecuación a la norma y así poner en marcha las acciones necesarias para poder adaptarse a los nuevos requisitos.

 

Entre las mejoras que aporta la nueva Norma UNE-EN ISO 50001:2018 destacan las estructurales. Así, adopta la estructura de alto nivel (HLS) que permite aumentar el alineamiento de las normas de sistemas de gestión de ISO aportando una estructura, texto, términos y definiciones comunes, con el objetivo de facilitar a las empresas la integración de los diferentes sistemas de gestión de acuerdo con las normas ISO que tengan implantadas. Por otra parte, incide en mayor medida en la mejora continua, que se mantiene como una de las claves de un Sistema de Gestión de la Energía y se relaciona más claramente con la información derivada del análisis y evaluación del sistema. Otras novedades pasan por un mayor enfoque a negocio estratégico y táctico en el proceso; elevar la capacidad para exponer la mejora del desempeño energético a través del incremento de métricas disponibles: indicador de desempeño energético (KPI), indicador de desempeño energético de referencia o mejora rendimiento energético; incidir en la captura de datos (Planificar, Analizar y Actuar) a través de la planificación del Sistema de Gestión de la Energía y sus procesos energéticos, mejora del desempeño energético, cumplimiento de requisitos legales y otros requisitos, y logro de los objetivos energéticos; o incluir el Pensamiento Basado en Riesgos siempre implícito en la ISO 50001. En definitiva, la nueva norma mantiene, como no podría ser de otro modo, el espíritu de mejorar la eficiencia energética de los procesos de forma sistemática mejorando los resultados empresariales mediante la identificación de soluciones técnicas precisas.

La novedad de la Norma UNE-EN ISO 50001 en cuanto al concepto de mejora continua consiste en la necesidad de establecer una declaración del método mediante el que se verifica la mejora del desempeño energético

Figura 1. Proceso de planificación energética ampliado

Figura 1. Proceso de planificación energética ampliado

Desempeño energético

El objeto de la Norma UNE-EN ISO 50001 es especificar los requisitos para establecer, implementar, mantener y mejorar un sistema de gestión de la energía, con el propósito de contar con un enfoque sistemático (tener un plan) para alcanzar una mejora continua en su desempeño energético, que incluye conceptos como la eficiencia energética, los usos de energía (inventario de instalaciones/equipos consumidores de energía) y los consumos de energía propiamente dichos (combustibles, energía térmica, energía eléctrica, etc.) y los riesgos. Así, abarca actividades como medición, documentación, información, diseño, compra, procesos y formación entre otros; pero no establece criterios específicos (valores).

 

El desempeño energético incluye, además, la necesidad de establecer unos indicadores que describan la evolución de las diferentes tendencias observadas de parámetros energéticos de interés. Esta parte del concepto de desempeño energético recoge la necesidad de establecer sistemáticas de medida y tratamiento de datos de dichos parámetros para traducirlos a unos indicadores que faciliten la interpretación de la evolución de la optimización energética de los procesos. Ejemplos de indicadores pueden ser el consumo referencia eficiente/consumo real; consumo estándar/consumo real; energía eléctrica consumida/Tm producida; energía térmica consumida/necesidades demandadas; o energía producida/ energía primaria consumida. Cuando estos indicadores se relacionan con variables independientes de los procesos se obtienen indicadores de desempeño en los que las ratios incluyen conceptos tales como nominales de producción, relación entre producción monoproducto/multiproducto, calidad de materias primas/auxiliares/producto final, variables climáticas, calidad de suministro de la energía, etc.

 

El análisis del desempeño energético se utiliza para determinar los usos significativos (procesos, instalaciones o equipos con un consumo sustancial o un potencial de mejora considerable) y establecer objetivos de mejora. Como objetivos de mejora se puede abordar un amplio rango de actividades, tales como reducir los picos de demanda, utilizar los excedentes de energía o la energía desperdiciada, optimizar los consumos de energía e intercambios de calor y mejorar las operaciones de los sistemas, procesos o equipos, mejora de la medición de parámetros, etc.

La UNE-EN ISO 50001:2018 mantiene el espíritu de mejorar la eficiencia energética de los procesos de forma sistemática, mejorando los resultados empresariales mediante la identificación de soluciones técnicas precisas

Figura 2. Evolución de actividades de una revisión energética

Figura 2. Evolución de actividades de una revisión energética

Límites y alcance

Puesto que un sistema de gestión de la energía estudia el reparto energético entre las diferentes instalaciones y equipos, así como su interrelación (procesos encadenados, independientes, etc.) de los procesos, puede ajustarse el sistema de gestión a todas o parte de las instalaciones y equipos que se considere de interés para el análisis de este reparto. Este análisis podrá realizarse siempre que se disponga de la instrumentación necesaria para determinar los valores de los parámetros energéticos de las entradas y salidas de los procesos seleccionados, para poder disponer de la información de los balances de materia y energía de los mismos de forma aislada.

 

En cuanto a la revisión energética, debe incluir la estructura de usos y consumos de la energía basándose en mediciones y otro tipo de datos; la identificación de las áreas de uso significativo de la energía; y la identificación, priorización y registro de oportunidades para mejorar el desempeño energético. (Ver figura 2)

 

Tal y como se ha definido el desempeño energético, una buena manera de elaborar la línea base de dicho desempeño sería realizar el despliegue de usos y consumos de la organización, clasificado por áreas físicas, si es posible. Esta información sirve de base comparativa para otros periodos iguales anteriores y posteriores al de la base de cálculo, permitiendo establecer fácilmente correlaciones, tendencias o singularidades en la evolución del desempeño energético.

 

En todas las modalidades de gestión el concepto de mejora continua se impulsa principalmente a través de objetivos de mejora. La novedad de la Norma UNE-EN ISO 50001 en este apartado consiste en la necesidad de establecer los métodos de seguimiento, medición, análisis y evaluación, según proceda, para garantizar resultados válidos. Se requiere implementar un plan de medición energética apropiado al tamaño y la complejidad de la organización. La información que se derive de esta actividad de control, unido a la información originada por las mediciones asociadas, constituye el conjunto de registros específicamente energéticos cuyo análisis permite justificar objetivos de mejora tales como la instalación de nuevos equipos que mejoren la eficiencia energética, o el desarrollo de prácticas de trabajo más eficientes.

Tabla 1. Equivalencia entre apartados de las dos normas

Tabla 1. 	Equivalencia entre apartados de las dos normas

Control operacional

El control automático de procesos y su desarrollo informático mediante sistemas de control distribuido tiene una aplicación directa en la optimización energética, estableciendo intervalos de consigna dentro de los que se puede considerar las operaciones bajo control para toda clase de variables con incidencia en la energía (presión, temperatura, caudal, nivel, humedad, etc.).

Además, estos sistemas son la primera voz de alarma ante contingencias, por lo que constituyen los dispositivos que normalmente se incluyen en las plantas de proceso para afrontar situaciones imprevistas tanto de carácter energético como ambiental o de seguridad. Cuando se quieren desarrollar procedimientos para atender a emergencias, contingencias o desastres potenciales desde el punto de vista energético, una buena práctica es revisar los procedimientos ya existentes para estas otras perspectivas, pues suelen contener pautas de actuación útiles también para la optimización energética, por lo que es habitual que solo deban completarse dichos planes con algunas pautas de actuación complementarias.

 

El seguimiento, medición y análisis está enfocado a la implementación, actuación y mejora de controles y sistemas de control que permitan a la organización realizar un seguimiento del desempeño de manera adicional al control operacional. Por lo tanto se obtiene una visión en el tiempo de los procesos, tanto en el ámbito cotidiano como global. Este seguimiento se realiza a intervalos planificados mediante la monitorización y medición de los aspectos que se han resaltado en la revisión energética, teniendo en cuenta las variables relacionadas con los usos de la energía como factores que influyen en el desempeño energético. Se debe disponer de una información exacta y repetible; y ejecutar acciones en caso de incumplimiento y desviación del desempeño.

 

En definitiva, un Sistema de Gestión de la Energía de acuerdo con la Norma UNE-EN ISO 50001 ayuda a gestionar y reducir el consumo de energía en las empresas, con la influencia positiva que supone en cuanto a reducción de costes financieros asociados y de emisiones de Gases de Efecto Invernadero. Además, aporta transparencia y rigurosidad en las posibilidades de ejecución de las medidas de ahorro para, entre otras finalidades, generar la confianza necesaria para la obtención de líneas de ayuda o financiación pública o privada de dichas mejoras. Asimismo, constituye una herramienta que incluye los procedimientos, estrategias y la evolución a lo largo del tiempo de las componentes económico-financieras que aseguran la viabilidad de un Proyecto Energético.

Figura 3. Requisitos Específicos de la Norma ISO 50001:2018

Figura 3. Requisitos Específicos de la Norma ISO 50001:2018

Video. Nueva ISO 50001 - Sistemas de gestión de la energía

La nueva versión de la ISO 50001 ya está disponible. Conoce qué novedades incopora y cómo puedes prepararte para adaptar tu sistema de gestión de la energía.

Experiencias

Reforzar el compromiso con el medio ambiente

Carlos Hernández
Responsable de Medio Ambiente
Air Liquide España

Air Liquide España cuenta con más de 100 años de experiencia y es una de las filiales del Grupo Air Liquide, líder mundial de los gases, tecnologías y servicios para la industria y la salud. Estamos presentes en prácticamente todos los sectores de la industria en España con una amplia variedad de soluciones novedosas ligadas a los gases. Nuestra actividad principal se centra en la fabricación de oxígeno, nitrógeno, argón, hidrógeno y dióxido de carbono. Como una compañía que forma parte del sector electrointensivo todas nuestras plantas están diseñadas siguiendo criterios de eficiencia energética, para dar soluciones fiables y respetuosas con el medio ambiente a nuestros clientes.

 

Ejemplo de ello es que en el año 2015 implantamos un Sistema de Gestión de la Energía (SGE) de acuerdo con la Norma ISO 50001, una muestra de nuestro compromiso con el medio ambiente y con la mejora continua en la utilización de la energía y nuestro consumo energético. El hecho de disponer ya de la certificación ISO 14001 de gestión ambiental y de la ISO 9001 de gestión de la calidad facilitó en gran medida la implantación del SGE, por basarse en la misma metodología de mejora continua y seguir el mismo diseño y estructura de estas normas.

 

La implantación de la Norma ISO 50001 nos ha permitido mejorar en diversos aspectos. Por un lado, se está haciendo un seguimiento más exhaustivo de los proyectos de mejora acometidos cada año, además de identificar aquellos equipos que son importantes para la eficiencia energética. También nos ha permitido identificar las variables de proceso que afectan de forma significativa a la energía, pudiendo actuar sobre ellas. Por otro lado, el hecho de realizar un Informe de Revisión Energética anual de cada una de nuestras plantas nos permite tener una visión clara de la evolución de los consumos de energía a partir de los indicadores de desempeño energético que hemos definido previamente.

 

En Air Liquide trabajamos cada día con el objetivo de desempeñar nuestra actividad de la manera más sostenible y eficiente. La certificación ISO 50001 nos ha ayudado a reforzar nuestro compromiso con el medio ambiente y con el empleo responsable de los recursos.

Soluciones de AENOR para preparar la adaptación

Soluciones de AENOR para preparar la adaptación

Las empresas que quieran realizar la adaptación de sus certificados a la nueva UNE-EN ISO 50001 pueden contactar con AENOR para realizar un gap analysis, y así poder programar y planificar correctamente la auditoría para culminar este proceso de forma satisfactoria.

 

Cursos

 

AENOR ofrece tres cursos de formación específicos que permiten a los profesionales conocer los requisitos de un Sistema de Gestión de la Energía conforme a la Norma UNE-EN ISO 50001:2018, analizando las novedades con casos prácticos.

 

 

ISO 50001. Una herramienta rentable

Es la herramienta de gestión de la energía más utilizada en todo el mundo. Ayuda a las organizaciones a implantar una política energética y a gestionar adecuadamente los aspectos energéticos derivados de su actividad.

ISO 50001. Una herramienta rentable

Números anteriores

Consulte números anteriores en esta sección, los números a partir de marzo de 2018 están disponibles en versión Online y todos están disponibles para descarga en PDF. Utilice los cursores o desplace las revistas para acceder a los contenidos.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.