AENOR, desde el Consejo

"El trabajo de AENOR durante la crisis del COVID-19 es el reflejo de su papel: ayudar a las organizaciones a superar retos"

Alfredo Berges

Consejero de AENOR

Para Alfredo Berges, las acciones que AENOR ha llevado a cabo durante la crisis provocada por el coronavirus afianzan que el proceso de transformación de la Entidad está construyendo una organización mejor y más ágil. Destaca la ola de esfuerzo de las organizaciones para contribuir a la superación de las consecuencias sociales y económicas de esta crisis; como la Especificación de equipos de radiación ultravioleta, impulsada por ANFALUM.

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn

¿Cuál es su visión de los trabajos del Consejo y lo que supone ser consejero de AENOR?

AENOR está evolucionando con una transformación muy ambiciosa y necesaria para seguir prestando a largo plazo un servicio único a los sectores de actividad y a la sociedad en general. En este progreso, el Consejo de Administración tiene un papel central como órgano de gobierno que decide las grandes líneas de acción de la Entidad.

 

Su papel inherente al régimen jurídico de AENOR se ve potenciado por las personas que lo forman. Es tremendamente estimulante participar en los intercambios de visiones que se producen en el Consejo, porque forman parte de él personas con un profundo conocimiento de los sectores y de la vida empresarial, que comparten con generosidad ese gran valor en beneficio de la marcha de la Entidad. Al conocimiento se suma el compromiso y la inteligente gestión de las reuniones por el Presidente, Carlos Esteban, y el Vicepresidente, Antonio Garamendi.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) están consolidados como referencia mundial ¿qué destacaría del compromiso de AENOR con ellos?

Los ODS son una brújula de AENOR en su toma de decisiones, porque en el día a día de la Entidad su esencia está muy presente: contribuir a la transformación de la sociedad creando confianza entre organizaciones y personas. El trabajo de AENOR supone una aportación positiva en varios de los ODS, pero quisiera centrarme en tres: el ODS 5 Igualdad de género, ODS 13 Acción por el clima y el ODS 16 Paz, justicia e instituciones sólidas.

 

Los datos hablan por sí mismos: el 54 % de la plantilla son mujeres; el 82,5 % de los nuevos contratos laborales en 2019 fueron formalizados con mujeres; así como lo son el 29 % de las directivas, en una dinámica que crece año a año. Desde hace tiempo tanto el Código Ético de AENOR como las políticas de gestión de personas, tienen como principios la igualdad de género y la lucha frente a la discriminación, la promoción de medidas de conciliación, y la prevención del acoso y violencia en el trabajo.

 

Sobre el compromiso de AENOR con el buen Gobierno, está crecientemente consolidado con el rigor que caracteriza a la Entidad; es decir, mediante documentos y órganos de trabajo. Si nos referimos a los últimos avances, en 2019 se sometió a revisión el Código Ético precisamente para reforzar las políticas de Buen Gobierno.

 

Esto en cuanto a nuestro funcionamiento. Pero, mucho más importante, AENOR apoya a miles de organizaciones en el cumplimiento de ODS específicos a través de numerosos esquemas de certificación. En este ámbito se centra la aportación de AENOR al ODS 13; en 2006 fue la primera organización española reconocida por el Mecanismo de Desarrollo Limpio de la ONU y, desde entonces, estamos apoyando los esfuerzos de las organizaciones para reducir su huella de carbono, gestionar sus emisiones y en proyectos de mecanismos de desarrollo limpio.

 

Con la identificación de ODS y esquemas de certificación, las organizaciones pueden definir objetivos concretos y realizar un seguimiento anual de progreso. Por otra parte, AENOR fue el año pasado la primera empresa española acreditada para certificar proyectos ODS.

¿Qué evaluación hace del papel de AENOR en la crisis desatada por el coronavirus?

Dentro de lo terrible de la pandemia, está siendo emocionante ver cómo están reaccionando tantas organizaciones. Ha sido un aluvión de solidaridad sin reservas en muchas formas distintas. Por ejemplo, la organización que dirijo, ANFALUM, ha contribuido de forma decisiva al desarrollo de la Especificación UNE 0068 sobre seguridad de equipos de radiación ultravioleta; la necesidad de tener una referencia sobre qué equipos pueden suponer una ayuda eficaz y segura ha sido objeto de una gran y justificada atención. También ha gestionado la provisión al Hospital de Campaña de IFEMA de más de 1.600 flexos de cabecera de cama, necesarios para la labor esencial que allí se desarrolló. En conjunto, la acción de ANFALUM durante la pandemia reforzó la visibilidad de la realidad transversal del sector.

 

En el caso de AENOR, ha sido la prueba definitiva de que el proceso de transformación está construyendo una organización mejor y más ágil. Comenzando por cómo se articuló el menor impacto en los servicios a través de la extensión de las auditorías en remoto o nuevas vías de formación a distancia; o cómo en un tiempo récord se desplegó una plataforma de soluciones para ayudar a las organizaciones a vencer al COVID-19. El caso de la certificación de Protocolos contra el COVID-19 es una de las expresiones más nítidas del papel de AENOR: ayudar con valor añadido a las organizaciones para superar retos importantes para ellas. Además de, quizá, el mayor éxito de AENOR en su historia, considerando el plazo de tiempo.

Números anteriores

Consulta números anteriores en esta sección, los números a partir de marzo de 2018 están disponibles en versión Online y todos están disponibles para descarga en PDF. Utiliza los cursores o desplace las revistas para acceder a los contenidos.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.