Servicios y Suministros

Certificación de producto en instalaciones eléctricas

La certificación de producto para instalaciones eléctricas de AENOR beneficia tanto a fabricantes como a usuarios. Los fabricantes pueden demostrar mediante la Marca N el cumplimiento con requisitos obligatorios o voluntarios en diversos mercados. Y los usuarios tienen la garantía de que el producto cuenta con determinados niveles de calidad y seguridad. En este artículo explicamos los aspectos más relevantes de cómo se lleva a cabo la certificación de productos para instalaciones eléctricas.

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn

“La Marca N traslada confianza al mercado”

La Asociación de Fabricantes de Material Eléctrico (AFME) abarca los diferentes subsectores de la industria de material eléctrico. Su Director Técnico analiza, entre otros aspectos, los principales retos a los que se enfrenta el sector, como vigilancia de mercado, eficiencia energética o digitalización.

Experiencia

La certificación del material eléctrico

Juan Alberto Pizarro
Responsable de Normalización Baja Tensión
Schneider Electric España

En un mercado en el que la competencia entre fabricantes es muy alta y donde cualquier elemento diferenciador entre productos similares, ya sea propio o percibido, es muy importante, apoyarse en una marca de calidad que complemente a la propia imagen de marca aporta una característica de la que en muchas ocasiones no se puede prescindir.

Experiencia

Certificación que marca la diferencia

Concepción García
Responsable de Certificación
Alejandro Nion
Digital Marketing & Communication Manager
Legrand España

Legrand es una empresa especializada en infraestructuras eléctricas y digitales para edificios. Su amplia oferta de soluciones para los sectores terciario, industrial y residencial es referente para clientes de todo el mundo.

Experiencia

Marca N, valor añadido de seguridad y calidad

Xavier Montfort
Responsable de Normalización y Certificación
Grupo SIMON

Desde los inicios de AENOR, SIMON siempre ha apostado por la certificación con la Marca AENOR N como símbolo de seguridad y calidad de los productos que fabricamos y ponemos en el mercado.

En detalle

Antonio Balado
Operaciones Comités Técnicos de Certificación
Dirección de Coordinación de Operaciones y Operaciones Centralizadas
Dirección de Operaciones de Conformidad
AENOR

El constante avance tecnológico y la cada vez mejor información de los usuarios llevan a que los requisitos exigidos a las instalaciones eléctricas hayan aumentado en los últimos tiempos. Todo hace pensar que esta tendencia se mantendrá en el futuro, añadiendo a las habituales exigencias de seguridad y funcionalidad otras cuestiones relacionadas, por ejemplo, con aspectos ambientales. No es ajena a este factor la legislación que, lejos de permanecer estable, se actualiza frecuentemente incorporando cada vez más aspectos. Y es que, la creciente preocupación de la sociedad por cuestiones ambientales trae consigo la incorporación progresiva de requisitos relacionados.

 

Por otra parte, el entorno cada vez más globalizado incide de manera especial en los productos eléctricos, ampliando su origen geográfico y disminuyendo la presencia de especialistas técnicos debido a la llegada de nuevos canales de venta y distribución. Todo esto sirve como ejemplo de la paulatina implantación en todos los campos del comercio electrónico.

 

Como consecuencia de todo ello, desde el punto de vista del usuario y del instalador, la procedencia de los productos ha variado considerablemente, haciendo más difícil diferenciar aquellos que aseguran la calidad necesaria, a la vez que resulta más complejo estar al día en los requisitos legales exigibles. Y, desde el punto de vista del fabricante, se impone la presencia en un mayor número de mercados, teniendo que demostrar en todos ellos las exigencias de calidad y seguridad que la legislación o los propios usuarios demandan.

 

La certificación de productos de AENOR tiene respuesta a estos aspectos, pues proporciona un medio para demostrar ante usuarios y Administración la conformidad y calidad del producto, a la vez que facilita el acceso a otros mercados mediante los acuerdos internacionales de los que AENOR forma parte.

Material para Instalaciones Eléctricas

Material para Instalaciones Eléctricas

Garantía de calidad y seguridad

La certificación AENOR de productos para instalaciones eléctricas de baja tensión es una certificación voluntariamente demandada por el fabricante que garantiza el cumplimiento con los requisitos exigidos por las normas aplicables a cada producto. Estas normas, que pueden ser nacionales UNE, europeas EN o internacionales IEC, se encuentran con frecuencia referenciadas en las diferentes legislaciones, como por ejemplo en el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión o Directiva Europea de Baja Tensión. Sin embargo, la certificación de AENOR va más allá de las exigencias de la legislación europea o nacional.

 

En primer lugar, el proceso de certificación incluye la realización periódica de visitas de inspección al centro de fabricación, lo que asegura el cumplimiento del fabricante con los requisitos exigidos a su sistema de producción. En segundo lugar, se ensayan muestras del producto en laboratorios para verificar su conformidad con la norma aplicable, repitiéndose periódicamente los ensayos sobre muestras seleccionadas durante las visitas de seguimiento o directamente en el mercado.

 

A lo anterior, se suma que AENOR es un organismo de reconocida independencia. La imparcialidad de las decisiones se garantiza por los Comités Técnicos de Certificación. En concreto para estos productos desarrolla su actividad el Comité Técnico de Certificación CTC 030 Aparamenta y Pequeño Material Eléctrico para instalaciones de Baja Tensión, contando esta certificación con el reconocimiento de la acreditación de la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC). Dentro de este Comité participa activamente la Asociación de Fabricantes de Material Eléctrico (AFME), contribuyendo de forma decisiva al desarrollo de sus funciones.

 

La certificación voluntaria de producto de AENOR asegura la independencia a la hora de juzgar la conformidad de los mismos; incluye ensayos del producto y visitas al lugar de fabricación, unos y otras se repiten periódicamente para asegurar que la conformidad con los requisitos se mantiene en el tiempo; y demuestra el grado de compromiso del fabricante con la calidad y seguridad de su producto, permitiendo diferenciarlo.

 

En resumen, disponer del certificado AENOR de producto ofrece al usuario la certeza de que producto y fabricante superan de forma continuada los niveles de calidad y seguridad exigidos por AENOR, mejorando su confianza en la conformidad y seguridad del producto, y facilitándole la diferenciación entre los distintos niveles de calidad de los productos presentes en el mercado.

La certificación de AENOR se realiza con respecto a las mismas normas referenciadas en los reglamentos nacionales y directivas europeas

Entorno reglamentario

Sin entrar en detalle, en la cada vez más tupida red de las diferentes reglamentaciones que afectan a los productos para instalaciones eléctricas, y centrándonos en las legislaciones con mayor incidencia en la seguridad y funcionalidad de los productos, existen dos tipos fundamentales de legislación que afecta a estos productos.

 

Legislación de mercado(fundamentalmente directivas y reglamentos comunitarios y su transposición a la legislación nacional). Fija los requisitos que hay que cumplir para comercializar el producto en la Unión Europea y define los medios de prueba para demostrar su cumplimiento. Con el marcado CE sobre el producto, el fabricante declara cumplimiento con las directivas aplicables. En el campo de los productos para instalaciones eléctricas (Directiva de Baja Tensión 2014/35/UE) en general, el marcado CE se basa en declaraciones UE de conformidad realizadas por el fabricante, sin intervención de organismos notificados.

 

Reglamentos de instalación (por ejemplo el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión, RD 842/2002, de 2 de agosto). Definen los requisitos de la instalación en sí y, por lo tanto, del producto una vez instalado. A diferencia de las directivas, los reglamentos de instalación varían en cada Estado miembro de la Unión Europea, pudiendo incorporar requisitos adicionales a los exigidos por las directivas para ciertos productos y usos específicos.

 

En ambos casos la tendencia en la legislación ha sido utilizar las referencias a normas, cuyo cumplimiento presupone a su vez el cumplimiento de los productos con los requisitos reglamentarios. Fácil es imaginar que las normas aplicables a los productos potencialmente involucradas en una instalación eléctrica pueden contarse por centenares. A esta complejidad hay que añadir la aparente paradoja de que la reglamentación de instalación puede mantener diferencias nacionales, lo que se traduce en requisitos diferenciados sobre determinados productos. Por si lo anterior fuera poco, existen ciertos productos, como por ejemplo bases de toma de corriente y clavijas, que se encuentran excluidos del campo de actividad de su directiva, a pesar de su crucial importancia en la seguridad de la instalación.

 

Por lo tanto, exigir el obligatorio marcado CE al producto es el primer paso, aunque no siempre sirve para trasmitir confianza en el cumplimiento y seguridad de los productos para instalaciones eléctricas. Desde un punto de vista práctico, el instalador y el usuario necesitan contar con medios sencillos y fiables que les permitan comprobar el cumplimiento de los requisitos reglamentarios del producto.

 

La certificación de AENOR en el campo de los productos para instalaciones eléctricas se realiza, en general, con respecto a normas que presuponen cumplimiento con la Directiva de Baja Tensión. Además, siempre incluye los requisitos adicionales que pueda recoger la reglamentación de instalación aplicable. En resumen, la certificación se realiza con respecto a las mismas normas referenciadas en los reglamentos nacionales y directivas europeas.

 

El mecanismo para comprobar que el producto cuenta con la certificación de AENOR es simple: comprobar que incluye la Marca AENOR N

Reconocimiento internacional

Para dar respuesta a la necesidad de reconocimiento internacional de las certificaciones de productos eléctricos, AENOR participa en los principales acuerdos existentes en este campo. En el entorno europeo, AENOR es miembro del Acuerdo CCA, que permite el reconocimiento por otros organismos europeos de las actividades de certificación realizadas por AENOR, evitando la multiplicidad de trabajos al solicitar varias marcas de certificación.

 

La necesidad de reconocimiento de certificaciones no acaba en Europa. Por ello, AENOR es también miembro del acuerdo CB de la IECEE. La importancia creciente de este acuerdo hace que los certificados que autoriza a emitir (certificados CB) sean una herramienta cada vez más válida para demostrar el cumplimiento con las exigencias de otros mercados.

 

Especialmente útiles son estos acuerdos para la comercialización de los productos para instalaciones eléctricas en mercados en los que existe una fuerte tradición certificadora con la exigencia de determinadas marcas de conformidad, cuya obtención se facilita a través de ellos.

 

Asimismo, existen marcas de certificación comunes de las que AENOR forma parte y que evitan la necesidad de recurrir a diferentes organismos de certificación. Si bien, estas marcas tienen una presencia limitada en el ámbito del material eléctrico para instalaciones de baja tensión. Es el caso de la Marca ENEC, principalmente para luminarias, y la marca <HAR> para cables eléctricos.

 

Por último, para mercados y necesidades concretas, AENOR ha alcanzado diferentes acuerdos específicos bilaterales con organismos de certificación líderes en sus respectivos mercados.

 

En definitiva, todos estos acuerdos ofrecen un amplio conjunto de posibilidades para el reconocimiento internacional de las actividades realizadas por AENOR. Pero seguimos trabajando para avanzar aún más en esta línea, ya que es evidente la necesidad de profundizar más para ofrecer cada vez un mejor servicio a la industria, que ayude a salvar los obstáculos que pueda encontrar la comercialización de productos en otros mercados.

“La Marca N traslada confianza al mercado”

Óscar Querol
Director Técnico
Asociación de Fabricantes de Material Eléctrico (AFME)

La Asociación de Fabricantes de Material Eléctrico (AFME) abarca los diferentes subsectores de la industria de material eléctrico. Su Director Técnico analiza, entre otros aspectos, los principales retos a los que se enfrenta el sector, como vigilancia de mercado, eficiencia energética o digitalización.

¿Cómo influyen en el sector las políticas de calidad?

Todas nuestras empresas están muy comprometidas con la calidad y la aplicación de las normas. Hace mucho tiempo que saben que es la forma más eficaz de conseguir que una organización sea eficiente y su operativa funcione perfectamente para conseguir el máximo rendimiento de todos los recursos. En definitiva, son conscientes de que las políticas de calidad constituyen la única vía de permanecer en el mercado y conseguir que sus organizaciones sean sostenibles, eficientes y eficaces.

¿Qué papel tiene la certificación como impulso de la competitividad del sector?

La Marca AENOR N es una certificación voluntaria muy importante desde una doble perspectiva para las empresas: interna y externa. La perspectiva interna aporta tranquilidad y seguridad a la empresa de que sus productos con Marca N son conformes con la normativa y, por tanto, la empresa está haciendo bien las cosas en las fases de diseño y fabricación de esos productos. Todo el proceso asociado a la certificación, como la inspección en fábrica y el control periódico, les aporta esa confianza en saber que están haciendo bien las cosas. Y la perspectiva externa porque transmiten el mensaje de confianza hacia el mercado y, especialmente, a los clientes de sus productos. Con la idea de seguir potenciando el valor que aporta la Marca N a todos los agentes económicos del mercado, estamos trabajando junto con ADIME en una campaña de promoción de la Marca N vehiculada a través de la distribución profesional con el objetivo de que se conozca más esta marca por parte del colectivo de los distribuidores, instaladores, ingenierías y proyectistas.

¿Cuáles son los principales retos del sector para los próximos años?

Hay un reto global que es la eficiencia energética y todos los aspectos medioambientales. La mejora de la eficiencia energética y gestión ambiental son palancas clave para el cumplimiento de los objetivos de reducción de consumo energético y Gases de Efecto Invernadero establecidos legalmente. Contribuir a aumentar la eficiencia energética y la sostenibilidad son retos que todos los fabricantes tienen en sus agendas. Los fabricantes miran a los objetivos de eficiencia energética de la Unión Europea como nuevas oportunidades aumentando la oferta en el mercado de productos que ayudan a cumplir con los objetivos marcados.

 

La vigilancia de mercado constituye otro reto importante. Existe muchísima legislación y regulación que los fabricantes están cumpliendo, pero no hay acciones de control suficientes por las Autoridades. Desde AFME llevamos tres años trabajando intensamente para colaborar más con la Administración y ayudarles en dicha tarea, que consideramos imprescindible para que todos los agentes económicos cumplan con las reglas del juego. Ahora disponemos de una excelente oportunidad con el nuevo Reglamento Europeo de Vigilancia de Mercado, que establece la posibilidad de que haya una colaboración público-privada.

 

Otro reto transversal al que se enfrenta el sector es la digitalización y desde AFME trabajamos para acompañar a las empresas en este camino, ofreciéndoles información y herramientas para que puedan tomar las mejores decisiones en sus actuales procesos de adaptación. Por último, hay que mencionar la exportación de productos a terceros mercados.

¿Cómo puede la certificación ayudar a afrontar esos retos?

En cuanto a vigilancia de mercado, la certificación es una buena herramienta que permite diferenciar a los productos que cumplen con las reglas del juego. Si hablamos de exportación, la evaluación de la conformidad desempeña un papel muy importante, así como el reconocimiento mutuo que pueda conseguir AENOR con organismos de certificación o la Administración de terceros países para que los productos españoles puedan acceder a esos mercados.

Experiencia

La certificación del material eléctrico

Juan Alberto Pizarro
Responsable de Normalización Baja Tensión
Schneider Electric España

En un mercado en el que la competencia entre fabricantes es muy alta y donde cualquier elemento diferenciador entre productos similares, ya sea propio o percibido, es muy importante, apoyarse en una marca de calidad que complemente a la propia imagen de marca aporta una característica de la que en muchas ocasiones no se puede prescindir.

 

Esta combinación proporciona tanto al prescriptor como al usuario del producto la tranquilidad y confianza de que el producto certificado cumple todos los requisitos técnicos y de seguridad de la norma con la que está certificado. Y esto ocurre, no solamente porque el fabricante así lo indique, sino porque detrás de esa marca de calidad existe un organismo independiente que periódicamente va a verificar que los sistemas de producción del fabricante, así como las características de esos productos, se mantienen cada vez que se introducen en el mercado.

 

De aquí la importancia de apoyarse en marcas de calidad reconocidas por los diferentes mercados. Es por este motivo que Schneider Electric apuesta claramente por la certificación de determinados productos en cada uno de los países en los que está presente, siendo en particular la marca de calidad de AENOR ampliamente reconocida y valorada tanto en España como en algunos países de Latinoamérica.

 

Y es que todo este proceso no representa solamente un beneficio para el fabricante, sino que también redunda en un beneficio para el usuario final y las autoridades de seguimiento e inspección de mercado, quienes pueden tener la confianza de que detrás de una marca de calidad ya no solamente existe el compromiso de un fabricante por poner el mercado productos fiables, seguros y eficientes; sino que adicionalmente existe un proceso que permite el mantenimiento de esta situación.

Experiencia

Marca N, valor añadido de seguridad y calidad

Xavier Montfort
Responsable de Normalización y Certificación
Grupo SIMON

Desde los inicios de AENOR, SIMON siempre ha apostado por la certificación con la Marca AENOR N como símbolo de seguridad y calidad de los productos que fabricamos y ponemos en el mercado.

 

Con la entrada en vigor de las directivas que obligan al marcado CE para los productos puestos en el mercado, las marcas de calidad voluntaria como la Marca AENOR N cobran más importancia, ya que dan un valor añadido de seguridad y calidad al producto. La certificación del producto por parte de AENOR nos permite mostrar a nuestros clientes ese valor añadido al tener un organismo independiente, como es AENOR, que comprueba anualmente que los sistemas de producción de SIMON ponen en el mercado productos seguros. Así como asegurar, con los ensayos anuales de seguimiento de las muestras recogidas en producción en las inspecciones anuales, que los productos siguen siendo igual de seguros y tienen la misma calidad que los ensayados en la validación inicial. Esto permite a SIMON diferenciarse de los productos que únicamente disponen del marcado CE obligatorio, que se basa únicamente en la declaración del propio fabricante.

 

Otra de las ventajas que aporta la certificación, es que al participar AENOR en los esquemas CB y CCA, puede emitir certificados e informes de ensayos con estos esquemas según normas IEC (internacionales) y EN (europeas). Esto facilita a SIMON la internacionalización de sus productos, ya que los certificados CB o CCA hace posible solicitar marcas de calidad nacionales en otros países sin la necesidad de realizar de nuevo todos los ensayos, únicamente aplicando las diferencias nacionales. Esto permite a SIMON introducirse en otros países con una marca de calidad nacional que diferencia nuestros productos.

Experiencia

Certificación que marca la diferencia

Concepción García
Responsable de Certificación
Alejandro Nion
Digital Marketing & Communication Manager
Legrand España

Legrand es una empresa especializada en infraestructuras eléctricas y digitales para edificios. Su amplia oferta de soluciones para los sectores terciario, industrial y residencial es referente para clientes de todo el mundo.

 

En el entorno europeo, un certificado AENOR de producto, avalado por los ensayos realizados y superados con éxito, relacionados con la compatibilidad electromagnética (EMC) y las emisiones de radiofrecuencia (RF) garantiza que los productos superan satisfactoriamente todos los requisitos contemplados en la directiva relacionada con estos aspectos. Asimismo, los ensayos realizados en AENOR con las normas de productos correspondientes certifican que estos cumplen todos los requisitos de seguridad para su implementación en instalaciones eléctricas fijas, domésticas y análogas, y por lo tanto con la Directiva de Baja Tensión.

 

La certificación exige no solo ensayos de los productos, sino un seguimiento anual de la producción y sistema de la calidad establecido en la empresa verificando que lo ensayado inicialmente se cumple a lo largo de la vida del producto certificado. Por lo tanto, tener un certificado AENOR ofrece más garantías a los clientes que la simple declaración de conformidad UE de los productos eléctricos y electrónicos, realizada por los fabricantes y exigida en Europa. Desde Legrand consideramos que la certificación de AENOR aporta un valor añadido a nuestros productos y sistemas, diferenciándolos del resto y posibilitando su elección por los consumidores en Europa.

 

Por otra parte, esta certificación permite en muchos casos, la introducción de nuestros productos en múltiples y exigentes mercados fuera de España y Europa, ya que es reconocida en multitud de países. Estamos orgullosos de haber obtenido recientemente la primera certificación AENOR existente en el mercado para mecanismos conectados según la Norma UNE-EN-60669-2-5:2017 de interruptores y accesorios para uso en sistemas electrónicos residenciales y terciarios (HBES).

Números anteriores

Consulta números anteriores en esta sección, los números a partir de marzo de 2018 están disponibles en versión Online y todos están disponibles para descarga en PDF. Utiliza los cursores o desplace las revistas para acceder a los contenidos.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.