Casos Prácticos / Servicios y Suministros

Residuo cero en El Corte Inglés

El Grupo El Corte Inglés ha obtenido la certificación de Residuo Cero de AENOR, convirtiéndose en la primera empresa española de distribución en conseguir este certificado para sus centros comerciales gallegos, y para una región completa con todos sus grandes almacenes y plataformas logísticas. Entre las acciones que se han puesto en marcha destacan la reorganización de las rutas logísticas y optimización de la carga de los vehículos, la donación de más de 97 toneladas de productos a Bancos de Alimentos o la valorización de 400 toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos destinados a su reutilización, recuperación o reciclaje.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • LinkedIn
Enrique Ramos
Jefe de Operaciones Regional y Responsable del Sistema de Gestión
Brezo Tejerina y Silvia García Montero
Área de Medio Ambiente y Responsables del Proyecto Residuo Cero
El Corte Inglés

El Grupo El Corte Inglés ha obtenido la certificación Residuo Cero de AENOR para todos sus centros de Galicia –Santiago, Vigo, Ramón y Cajal y Marineda en A Coruña–, así como las plataformas logísticas de Altamira y Porriño. De esta manera, El Corte Inglés se convierte en la primera empresa española de distribución en obtener esta certificación para sus centros comerciales gallegos. Además, lo consigue para una región completa y con todos sus grandes almacenes y plataformas logísticas.

 

El certificado de AENOR Residuo Cero reconoce a aquellas organizaciones que valorizan las distintas fracciones de residuos que generan, dentro del alcance definido, evitando que tengan como destino final la eliminación en vertedero. Este esquema no implica la no generación de residuos, sino una gestión organizada de los mismos que permita reducir su generación, prepararlos para ser reutilizados o transformar el residuo en materias primas, reintroduciéndolas en la cadena de valor.

Esta certificación se basa en cuatro pilares fundamentales: reducir, reutilizar, reciclar y valorizar. De esta forma, se cierra el círculo de los ciclos de vida de los productos, y se invierte la pirámide jerárquica de gestión de residuos actual basada en “usar y tirar”; cada residuo de un proceso puede ser una materia prima para otro. Así, se consiguen diversos beneficios ambientales y económicos, como maximizar el valor y uso de las materias primas, los productos y los residuos, un ahorro energético y una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por tanto, el certificado AENOR Residuo Cero concedido a El Corte Inglés acredita que la compañía valoriza todas sus fracciones de residuos, evitando que estos tengan como destino final el vertedero. Este certificado valida los procesos puestos en marcha por la organización, poniendo el foco en los puntos de producción de residuos, y contribuye al impulso de la Economía Circular, permitiendo a la compañía adelantarse a las disposiciones legales.

 

Para lograr este objetivo, la compañía ha contado con la colaboración de una consultora especializada, Ecocuadrado, así como con el compromiso y la implicación de sus más de 4.000 empleados que, en unos meses, han conseguido adaptar el funcionamiento de sus centros y almacenes a un sistema ambientalmente sostenible, minimizando el impacto de su actividad hasta alcanzar la certificación Residuo Cero. También ha sido necesario certificar el modelo de gestión que ya se había implantado con anterioridad, lo que ha llevado a tener un estricto sistema de trazabilidad de los residuos generados. El desarrollo e implantación de una solución informática de control ha sido determinante para este proceso.

La actividad desarrollada por El Corte Inglés en Galicia genera 42 fracciones diferentes de residuos, que se segregan correctamente para valorizar al menos hasta el 90 % de los productos o materiales

Convertir los residuos en recursos

El proyecto desarrollado en Galicia supone un paso más dentro de la estrategia medioambiental del Grupo, que tiene en el Residuo Cero una de sus metas. Para El Corte Inglés supone un ejemplo de excelencia en la gestión que, sin duda, se replicará en otros ámbitos de la empresa. Para el público en general, implica el reconocimiento de ser la primera compañía española en certificar sus centros comerciales. Esta iniciativa se enmarca dentro de los objetivos que desde 2015 la Unión Europea está intentando poner en marcha para alcanzar una Economía Circular y un Consumo Sostenible (Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030 - ODS 12 Producción y consumo responsable). Se trata de un modelo futuro en el que la gran mayoría de residuos constituyan nuevos recursos. De esta forma, la cantidad de residuos generada se acercará a cero, pues casi todos se aprovecharán para nuevos procesos.

Este modelo de Economía Circular persigue invertir la pirámide actual de la gestión de residuos, maximizando las acciones de prevención y valorización de residuos (reutilización, reciclado o valorización energética). La certificación Residuo Cero de AENOR se enmarca en la línea de actuaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Programa de las Naciones Unidas para el Ambiente (PNUMA), G20, Plan Estatal Marco de Gestión de Residuos (PEMAR), Unión Europea y España en lo relativo a Economía Circular.

Valorización de residuos en El Corte Inglés de Galicia

Valorización de residuos en El Corte Inglés de Galicia

Valorización de residuos

La actividad desarrollada por El Corte Inglés en Galicia genera 42 fracciones diferentes de residuos, que se segregan correctamente para valorizar al menos hasta el 90 % de los productos o materiales (reutilización, reciclaje o valorización energética). Estos residuos proceden tanto de las actividades propias del negocio como de los hogares de los clientes, ya que los centros de Galicia reciben más de 20 millones y medio de visitas al año.

Entre las acciones que se han puesto en marcha con este fin destacan la reorganización de las rutas logísticas y la optimización de la carga de los vehículos –con la consiguiente reducción de las emisiones de CO2–, la donación de más de 97 toneladas de productos a Bancos de Alimentos o la reconversión de 150 toneladas de residuos orgánicos en compost de lombriz ecológico, que se pondrá posteriormente a la venta en Bricor. También se han entregado 290 toneladas de madera a una empresa gallega de transformación para que se reutilicen como materia prima, y se han valorizado 400 toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos destinados a su reutilización, recuperación o reciclaje. Además, se han reorganizado instalaciones, contenedores, fracciones y flujo de residuos, y se ha mejorado la calidad de estos con el objetivo de obtener una mayor valorización de los mismos. En esta línea, se han establecido colaboraciones con gestores de residuos locales siempre que ha sido posible.

 

Con estas y otras medidas se ha logrado evitar que llegue a vertedero el equivalente a los residuos generados durante un día por 250.000 ciudadanos (una población similar a la de A Coruña) con el consiguiente impacto medioambiental en el entorno.

Números anteriores

Consulte números anteriores en esta sección, los números a partir de marzo de 2018 están disponibles en versión Online y todos están disponibles para descarga en PDF. Utilice los cursores o desplace las revistas para acceder a los contenidos.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.