SOSTENIBILIDAD AMBIENTAL

Compromiso con el cambio climático en las normas ISO de sistemas de gestión

ISO ha publicado una enmienda que incorpora consideraciones sobre el cambio climático que aplican a más de 30 normas de sistemas de gestión. ¿Sabes cómo afectan a los sistemas de gestión certificados? AENOR las incorpora estas consideraciones en sus auditorías de certificación y aquí te explicamos en qué consiste.

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn
Etiquetas: Auditorías
Marga Abelaira
Coordinadora Técnica Certificación Core
AENOR

Tras la Declaración de Londres de la Organización Internacional de Normalización (ISO) formulada como Compromiso Climático de ISO en 2021, este organismo se comprometió a luchar contra el cambio climático y contribuir con la agenda climática. La Declaración cita textualmente: Por la presente, ISO se compromete a trabajar con sus miembros, partes interesadas y socios para garantizar que las normas y publicaciones internacionales de ISO aceleren el logro exitoso del Acuerdo de París, los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y el Llamado a la Acción de las Naciones Unidas sobre Adaptación y Resiliencia.

 

Como resultado, el Foro Internacional de Acreditación (IAF) e ISO aprobaron el pasado mes de febrero un comunicado conjunto relativo a modificar la estructura armonizada que deben utilizar todas las normas de sistemas de gestión de ISO (antes denominada Estructura de Alto Nivel, HLS), para incluir una reseña explícita a la consideración de los aspectos climáticos. Así, se han incorporado a un grupo de más de 30 normas de sistemas de gestión, entre las que se encuentran las Normas ISO 9001:2015, ISO 14001:2015, ISO 45001:2018, ISO 50001:2018 o ISO 27001:2022. Y además se incluirán estas consideraciones en la revisión y publicación de nuevas normas.

A partir de su publicación el 23 de febrero, esta enmienda pasa a ser de aplicación inmediata para aquellas organizaciones que tengan implantado y certificado un sistema de gestión en las normas citadas en dicho comunicado, así como para los organismos de certificación y de acreditación.

 

AENOR ya ha incorporado en todas las auditorías de certificación de sistemas de gestión de acuerdo con normas ISO el análisis para determinar cómo las organizaciones han considerado estas enmiendas sobre cambio climático.

Al no tratarse de una nueva revisión de las normas, no se requiere un plan de transición para adecuarse a esta enmienda. Del mismo modo, no será necesario emitir un certificado revisado, ya que no hay cambios en el ámbito de aplicación del sistema de gestión certificado y se considera que no hay ningún impacto significativo en la eficacia del sistema de gestión certificado.

En el contexto de las organizaciones

La inclusión de esta enmienda para las normas de sistema de gestión busca garantizar que las cuestiones relativas al cambio climático se consideren por la organización dentro del análisis de su contexto. Por un lado, como una cuestión externa más con el fin de que sean analizadas por la organización para determinar si se trata de una cuestión pertinente.

Y, por otro lado, para identificar si existen requisitos de partes interesadas considerados como pertinentes, de forma que se incorporen a la planificación de su sistema de gestión, a la identificación de los riesgos y oportunidades asociados, etc.

 

Así, la intención general de los apartados 4.1 Comprensión de la organización y de su contexto y 4.2 Comprensión de las necesidades y expectativas de las partes interesadas de las normas de sistemas de gestión permanece sin cambios. Y es que, estas cláusulas ya incluían la necesidad de que las organizaciones considerasen todas las cuestiones internas y externas pertinentes, así como la determinación de las partes interesadas y sus necesidades y expectativas que pudieran afectar a la eficacia de su sistema de gestión.

 

La enmienda en el apartado 4.1 implica incorporar las consideraciones sobre cambio climático como una cuestión más para tener en cuenta por la organización dentro del análisis de su contexto, y determinar si se trata de una cuestión externa pertinente.

 

La enmienda en el apartado 4.2 implica que las partes interesadas pertinentes puedan tener necesidades o expectativas relacionadas con el cambio climático que podrían traducirse en requisitos para sus sistemas de gestión.

AENOR ya ha incorporado en todas las auditorías de certificación de sistemas de gestión de acuerdo con normas ISO el análisis para determinar cómo las organizaciones han considerado estas enmiendas sobre cambio climático

En cada uno de los sistemas de gestión

Hay que destacar que el cambio climático puede tener un efecto diferente en cada sistema de gestión. Por ejemplo, el impacto en un Sistema de Gestión Ambiental podría ser muy diferente al de un Sistema de Gestión de la Calidad o de Seguridad y Salud en el Trabajo. IAF/ISO enfatizan que el cambio climático es un tema vital y, si bien la inclusión de consideraciones climáticas es muy importante, las normas siempre han incluido la necesidad de que la organización considere todas las cuestiones que afectan a los sistemas de gestión. Es por ello que muchas organizaciones ya están teniendo en cuenta consideraciones relacionadas con el cambio climático.

Ejemplos de ello son los riesgos derivados de periodos de sequía, que pueden provocar daños a los activos e interrupciones en las actividades; el incremento de temperaturas, que puede afectar a las condiciones de trabajo o a la eficiencia de los equipos; el incremento de emisiones de gases efecto invernadero; el aumento de la temperatura del agua del mar; ajustes e interrupciones en la cadena de suministro; cambios en los coste de producción o su marco legal, que pueden utilizarse como estrategia de descarbonización; compromiso de economía circular, nueva reglamentación aplicable, entre otros aspectos.

 

Por lo tanto, cuando una organización disponga de más de un sistema de gestión certificado, si el cambio climático se ha considerado como una cuestión relevante, debe tenerse en cuenta en cada uno de los sistemas.

 

Hay que mencionar que algunas cuestiones derivadas del cambio climático pueden ser de naturaleza general, independientemente del alcance del sistema de gestión aplicable o del tipo de organización (por ejemplo, cuando se relacionan con el cumplimiento normativo o la adaptabilidad de las actividades y la resiliencia de la organización).

 

Mientras que otras estarán asociadas específicamente a una norma de sistema de gestión, a una actividad concreta (producción de energía, agricultura, pesca, etc.) o a las características de los centros objeto de certificación (ubicación geográfica, tipología de la cadena de suministro, etc.).

 

Como soporte para identificar ejemplos derivados del cambio climático que pueden afectar a la capacidad de lograr los resultados previstos de cualquier sistema de gestión, IAF ha publicado una guía para auditar las cuestiones introducidas sobre cambio climático en la Norma ISO 9001, que acaba de iniciar su proceso de revisión para publicar la nueva versión en 2025. Asimismo, IQNet, la mayor red internacional de organismos de certificación, ha elaborado otra guía en relación con la ISO London Declaration on Climate Change, incluyendo ejemplos para varias normas de sistemas de gestión, como las ISO 9001, ISO 14001, ISO 45001, ISO 50001 o ISO 27001, entre otras.

Números anteriores

Consulta números anteriores en esta sección, los números a partir de marzo de 2018 están disponibles en versión Online y todos están disponibles para descarga en PDF. Utiliza los cursores o desplace las revistas para acceder a los contenidos.
Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar todas las cookies”. Para más información puedes visitar nuestra Política de Cookies.