Alimentación y gran distribución

Confianza para el consumidor más allá de la seguridad alimentaria

La certificación ya no es solo generadora de confianza en las relaciones B2B. Cada vez es mayor su potencia hacia el consumidor final y, por ello, son varias las organizaciones a las que AENOR está apoyando para transmitir con mayor convicción las características de su oferta; las relativas a la seguridad y también en aspectos como bienestar animal, cadena de frío o producción libre de antibióticos. La marca AENOR les sirve para demostrar que atienden a esas nuevas demandas.

Confianza para el consumidor más allá de la seguridad alimentaria
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • LinkedIn

Video

Marca AENOR, garantía par el consumidor

Opinión

Opinión

La sostenibilidad es de Lidl

Michaela Reischl
Directora de responsabilidad social corporativa (RSC)
Lidl España

Cada vez se escucha más la palabra “sostenibilidad”. Lejos de ser una moda o una tendencia, la sostenibilidad ha llegado a nuestras vidas para quedarse.

En detalle

David Verano
Director de Industria Agroalimentaria y Distribución
AENOR

La certificación en el sector agroalimentario se ha enfocado tradicionalmente a generar confianza entre los grupos de interés y generalmente ha estado centrada en garantizar procesos o productos desde el punto de vista de la seguridad alimentaria. La globalización, la distribución moderna, el aumento de la población y un mundo en constante cambio han provocado nuevos hábitos por parte de los consumidores habiendo nuevas tendencias de compra basadas en valores como la aplicación de principios éticos en la producción de un alimento y, en general, aquellos aspectos relacionados con la sostenibilidad.

 

Por todos esos motivos, la certificación en el sector agroalimentario está sufriendo un cambio desde la creación de relaciones de confianza proveedor-distribuidor (B2B) a la creación de vínculos de confianza con el consumidor final (B2C), siendo una poderosa herramienta cuando se quieren destacar en el producto final características que condicionan la compra del consumidor de un determinado alimento.

 

Dentro de las temáticas que en los últimos años más interés despiertan en los consumidores, hay que destacar el origen (productos locales), los productos frescos, los productos éticos (bienestar animal), la vuelta a lo tradicional o natural (leche de pastoreo) y la sostenibilidad en sus tres vertientes: social, económica y ambiental que, junto con la economía circular son, sin duda, tendencias que el consumidor demanda a la cadena agroalimentaria.

 

Dentro de este escenario, es fundamental que los consumidores dispongan de información clara, rigurosa y sobre todo contrastada por un tercero independiente que les permita decidir qué productos del mercado dan respuesta a sus necesidades y en muchos casos a compartir ciertos valores con el producto que consumen. Los certificados de AENOR dan respuesta a estas necesidades aportando, sin duda alguna, un elemento diferenciador al producto.

 

En los años 80 y 90, debido a las crisis alimentarias que tuvieron lugar en Europa, garantizar la seguridad alimentaria era el aspecto clave para la cadena alimentaria y, por ende, para el consumidor. Los nuevos hábitos de consumo y la globalización implican que los alimentos puedan tener su origen en cualquier parte del mundo. Esta situación ha tenido un gran impacto en los sistemas de gestión de la seguridad alimentaria y en las certificaciones demandadas por las cadenas de distribución. La seguridad alimentaria es y será la característica de un alimento que siempre se debe garantizar. Pero el consumidor la integra, cada vez más, dentro de las condiciones que todo alimento debe cumplir. Así, espera otro tipo de características que supongan un valor añadido y que le aporten información sobre cómo el alimento puede mejorar su salud; o qué hay detrás de la producción de un alimento en aspectos relacionados con la ética empresarial, de forma que pueda elegir de acuerdo a sus necesidades. Todos estos factores actúan, sin duda alguna, como auténticos ejes de compra condicionando la elección del producto.

Dentro de las temáticas que en los últimos años más interés despiertan en los consumidores, hay que destacar el origen (productos locales), los productos frescos, los productos éticos (bienestar animal), la vuelta a lo tradicional o natural (leche de pastoreo) y la sostenibilidad.

Distintas generaciones, distintos hábitos

Los hábitos de compra y sus tendencias dependen mucho del tipo de generación. Dentro de las diferentes generaciones de consumidores que existen actualmente, Z (1995-actualidad), Milenians o Gen Y (1982-1994)-37), X (1965-1981), Baby Boomers (1945-1964) o Silenciosa (> 1964), los últimos estudios destacan que los patrones de elección de alimentos están cambiando. Según el informe The consumer Goods Forum Seeking Customer Centricity (2016), si nos centramos en las tres generaciones centrales que representan el mayor volumen, arroja datos que confirman ese cambio de tendencia en las intenciones de compra:

 

  • Garantizar la Seguridad Alimentaria: Baby Boomers 51 %, Gen X 44 %, Millenians 38 %
  • Reducción de residuos por una producción más eficiente: Baby Boomers 21 %, Gen X 23 %, Millenians 25 %
  • Creación de programas de Responsabilidad Social Corporativa: Baby Boomers 14 %, Gen X 16 %,Millenians 18 %
  • Trabajar de una forma más estrecha con los stakeholders (incluyendo gobiernos): Baby Boomers 7 %, Gen X 10 %, Millenians 13 %.

 

Por otro lado según el último informe de la consultora Mintel Golbal Food&Drinks Trends 2018, hay que destacar un claro aumento en los productos con demandas relacionadas con el concepto natural; esto es, sin aditivos, GMO free, sin conservantes o ecológico, pasando en 2006 de un 17 % a un 29 % en 2017. Pero, sobre todo, se ve un claro aumento en el lanzamiento de productos éticos respetuosos con el medio ambiente, envases degradables o reciclables, bienestar animal, condiciones de los trabajadores, etc., que pasa del 1 % en 2007 al 22 % en 2017. Por último hay una sensación de búsqueda de bienestar y salud relacionada con los alimentos que se consumen. Cinco son las razones que actúan como aspecto importante en la compra de alimentos, según el informe IRI de 2017 European Shopper Survey: bienestar en general, libre de aditivos, pérdida de peso, protección del medio ambiente y problemas de salud. Asimismo, en una de las últimas encuestas realizadas en el Reino Unido por la Food Standards Agency (FSA), se pone de manifiesto que más allá de la seguridad alimentaria el consumidor empieza a tener preocupaciones en otras temáticas transversales relacionadas con la responsabilidad de las empresas alimentarias, como bienestar animal (43 % de los encuestados) y la reducción del desperdicio alimentario (48 % de los encuestados).

 

Por todo ello, existe una clara tendencia de los consumidores, que tienen nuevas tendencias de compra. Para dar respuesta a ese nuevo paradigma, desde AENOR se ayuda a las empresas de la cadena alimentaria a crear confianza en aquellas características que son de interés para el consumidor, pudiendo disponer de un producto diferenciado con un claro valor añadido.

Figura 1. Evolución de prácticas de bienestar animal en organizaciones de todo el mundo

Figura 1. Evolución de prácticas de bienestar animal  	en organizaciones de todo el mundo

Fuente: The Business Benchmark on Farm Animal Welfare (BBFAW)

Respuesta de la certificación

Como reflejo de las tendencias sectoriales anteriormente comentadas, y como un apoyo para las empresas para poder comunicar de una forma más fehaciente las características que actúan como indicador de compra para el consumidor, se pueden destacar las siguientes certificaciones que ha desarrollado AENOR y que se explican a continuación.

Bienestar animal. Sin duda alguna es una de las tendencias claras del sector de alimentos de origen animal. En 2014, conjuntamente con el Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentàries (IRTA), se lanzó la certificación AENOR de Bienestar Animal basada en el referencial europeo Welfare Quality®. Y es que, el consumidor cada vez quiere saber más sobre los sistemas de cría de los animales y sobre si el bienestar animal es garantizado en todas las fases de vida del animal. El Protocolo Welfare Quality® define cuatro principios básicos para medir el bienestar animal: buen alojamiento, buena alimentación, buena salud y comportamiento apropiado. Dentro de estos principios se han identificado 12 criterios: ausencia de hambre prolongada, ausencia de sed prolongada, confort durante el descanso, confort térmico, facilidad de movimiento, ausencia de lesiones, ausencia de enfermedades, ausencia de dolor causado por el manejo, expresión de la conducta social, expresión de otras conductas, buena relación hombre-animal y estado emocional positivo. Al ser medidas basadas en el propio animal, el protocolo se puede utilizar en los distintos sistemas de cría o marcos normativos. Como reflejo de esta tendencia se puede mencionar el informe recientemente publicado The Business Benchmark on Farm Animal Welfare (BBFAW) en el que han participado 40 cadenas de supermercados, 40 industrias alimentarias y 30 compañías de restauración de todo el mundo, en el cual se ve una clara tendencia desde el año 2012 a la integración del bienestar animal dentro de la estrategia global del negocio.

El consumidor cada vez tiene más acceso a información y es importante garantizar que la que recibe es de calidad, rigurosa y transparente

Cadena de Frío. La certificación AENOR de Cadena de Frío garantiza que desde la elaboración de los alimentos por parte de la industria hasta la venta en los lineales de los supermercados, pasando por el transporte y almacenamiento en las plataformas logísticas, se cumplen todos los parámetros de buenas prácticas de distribución no rompiéndose la cadena de frío en ningún momento y conservando los parámetros de frescura del alimento envasado. Los consumidores, en particular en las grandes ciudades, cada vez compran más producto fresco envasado (carne y pescado) y requieren que se garantice la calidad y seguridad alimentaria de los mismos. En este sentido, el mantenimiento de la cadena de frío es un atributo fundamental.

 

Atún de Pesca Responsable (APR): La actividad de pesca extractiva es una actividad que refleja elevada sensibilidad tanto de los grupos de interés como del consumidor, siendo la sostenibilidad el aspecto más importante que se quiere garantizar. Relacionado con esta necesidad AENOR desarrolló la certificación de Atún de Pesca responsable basada en la Norma UNE 195006 que garantiza en los buques atuneros congeladores cinco pilares básicos que contribuyen a la sostenibilidad de la actividad de pesca: condiciones de trabajo, control de la actividad de pesca, control marítimo, control sanitario y buenas prácticas pesqueras. Este esquema pionero en el mundo está muy relacionado con la producción de productos éticos y entre otros aspectos garantiza el cumplimiento de las condiciones laborales de los tripulantes de los buques pesqueros de acuerdo al Convenio 188 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

 

Leche de Pastoreo. Esta certificación da respuesta a dos claras tendencias del sector lácteo. Por un lado, la sostenibilidad y el mantenimiento del vínculo con el medio rural y, por otro, la vuelta a lo natural y a sabores más auténticos que son demandados por el consumidor. Esta certificación contribuye a un uso más eficiente de los recursos, contribuyendo a mejoras económicas, ambientales, sociales. Y también al bienestar animal de la cabaña ganadera, produciendo así un producto de una calidad diferenciada. Asimismo, el sistema de pastoreo, siempre y cuando el pastoreo se gestione de manera adecuada, influye en los perfiles nutricionales de la leche aumentándose los ácidos grasos insaturados y reduciéndose los saturados.

Con la certificación AENOR 100 % Vacuno español McDonald´s da confianza a sus clientes en el cumplimiento de características como trazabilidad, calidad de la carne u origen local de la misma

Producción libre de antibióticos. La aparición de un aumento de las multirresistencias a los antibióticos (AMR) tiene una triple vertiente: humana, animal y ambiental. El esquema AENOR de Producción Libre de Antibióticos surge para dar respuesta a aquellos productos de origen animal que son producidos en las explotaciones de origen sin el uso de antibióticos. Esto le confiere al producto un valor añadido y a las empresas la capacidad de producir productos más responsables, además de contribuir a las estrategias de control para disminuir el problema de AMR. Actualmente, junto al bienestar animal y el concepto general de sostenibilidad, la producción libre de antibióticos es de los aspectos que mayor interés suscita tanto en los stakeholders como en el consumidor.

 

McDonalds 100 % vacuno español. Las tendencias de los consumidores además de en los productos envasados tienen también gran influencia en el canal HORECA (hoteles, restaurantes y caterings). Las grandes cadenas de restaurantes, como McDonalds, no son ajenas a esas tendencias y con la certificación AENOR 100 % Vacuno español, McDonalds da confianza a sus clientes en el cumplimiento de ciertas características de interés. Se trata de la trazabilidad, la calidad de la carne y el origen local de la misma, así como la no adición de aditivos generando transparencia en las relaciones B2C.

Evolucionar para afrontar los cambios

Todo lo expuesto afianza la afirmación de que en los últimos diez años ha habido una clara evolución de los indicadores de compra del consumidor, valorándose cada vez más la producción responsable por parte de las empresas alimentarias, esto es, productores y empresas de distribución. No cabe duda de que aspectos como la globalización en el comercio de alimentos requieren de esquemas de certificación que generen confianza en las relaciones B2B y en el consumidor (B2C). Es por ello que AENOR ha desarrollado esquemas de certificación que contribuyen a satisfacer este objetivo cada vez más demandado por empresas y consumidores.

 

Por último, hay estudios que indican que los alimentos cambiarán más en los próximos años que en los últimos 50, debido a las nuevas tendencias de consumo y a la transformación digital, que está comenzando a llegar al sector. El consumidor cada vez tiene más acceso a información y es importante garantizar que la que recibe es de calidad, rigurosa y transparente. Más allá de la seguridad alimentaria, características como la trazabilidad de un producto o la producción responsable del mismo son aspectos donde la certificación de AENOR se convierte en un poderoso aliado que genera una gran confianza al consumidor y a todas las partes interesadas.

Ayudar en la elección al consumidor

Ayudar en la elección al consumidor

El nuevo sello Gastro Quality Taste permite medir la aceptación de un producto por parte del consumidor final. A través de una metodología desarrollada por AENOR, este distintivo mide si un producto es aceptado en un grado alto por los consumidores basándose en sus cualidades organolépticas, como el sabor, olor, textura, aspecto y valoración global. Es decir, si a la mayor parte de los consumidores les gusta y lo consideran una buena compra. Las altas exigencias de certificación garantizan las características premium de los productos con la marca y todo basado en Normas ISO de Análisis Sensorial.

 

Para conseguir el sello de Gastro Quality Taste, los productos se someten a un exhaustivo diagnóstico bajo los parámetros sensoriales más estrictos en AENOR Laboratorio, mediante catas a ciegas de consumidores, en las que analizan las distintas cualidades de los productos. Tras un tratamiento estadístico de las respuestas de los consumidores se obtienen los resultados finales. Los productos deben alcanzar las puntuaciones requeridas para ser amparados bajo el sello. Así, los productos que exhiban este sello son reconocidos como una opción que cuenta con la opinión positiva de consumidores, de acuerdo con una metodología neutral y rigurosa. En este sentido, la gran diversidad en oferta y precio de los productos en los lineales de los supermercados en ocasiones no son indicativo suficiente para saber si el alimento o bebida que adquirimos estará dentro de nuestras expectativas. Gastro Quality Taste puede contribuir en la decisión de compra.

 

Logo Taste

Seguridad alimentaria para hostelería

Seguridad alimentaria para hostelería

La Asociación de Hostelería de la Comunidad de Madrid, LA VIÑA, y AENOR han desarrollado Cénit, el primer distintivo de Seguridad y Calidad Alimentaria de España dirigido a establecimientos de Hostelería. Validado por AENOR, Cénit identifica a aquellos establecimientos de hostelería que destacan en el cumplimiento de los protocolos en este ámbito y en su esfuerzo dirigido al cliente final. Para su concesión, AENOR lleva a cabo toma de muestras y análisis microbiológicos periódicos y, finalizado el proceso, realiza una auditoría para valorar si se ha alcanzado el grado de excelencia que requiere Cénit.

 

Aunque existen numerosos sellos que avalan la calidad gastronómica, el consumidor no disponía hasta este momento de ningún distintivo con estas características que garantizase un aspecto tan fundamental como la seguridad alimentaria. La obtención del distintivo Cénit supone para los establecimientos que lo consigan situarse en un nivel de excelencia en calidad y seguridad alimentaria hostelera. Y es los establecimientos que aspiren a conseguir Cénit deberán implantar un Sistema de Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (APPCC) específico según el establecimiento en el que se esté trabajando; y cumplir con unas condiciones adecuadas de infraestructura, buenas prácticas, limpieza, procesos, formación de personal, control de proveedores y toma de muestras, entre otros aspectos. Entre las ventajas que este distintivo aporta a los establecimientos se puede destacar la minimización de riesgos; reconocimiento y aumento del grado de confianza de los clientes; o reducción de costes.

 

Logo Cenit

Video. Marca AENOR, garantía par el consumidor

Opinión

Opinión

La sostenibilidad es de Lidl

Michaela Reischl
Directora de responsabilidad social corporativa (RSC)
Lidl España

Cada vez se escucha más la palabra “sostenibilidad”. Lejos de ser una moda o una tendencia, la sostenibilidad ha llegado a nuestras vidas para quedarse.

 

La sostenibilidad se ha convertido de un “valor añadido” de un producto o servicio a algo que el consumidor demanda y ya da por hecho. Es más, el consumidor ya penaliza a las empresas y en muchos casos deja de comprar productos que no son sostenibles y que impactan de forma negativa al medio ambiente o a la sociedad.

 

Como empresa responsable, no podemos preocuparnos sólo por lo que hacemos; tenemos que pensar en cómo hacemos las cosas. En Lidl lo tenemos muy claro, por eso la sostenibilidad es un valor 100 % integrado en nuestra actividad. Queremos seguir creciendo, sí, pero no nos conformamos con hacerlo de cualquier forma. Queremos crecer de forma responsable y generando valor añadido y compartido a la sociedad.

 

Esta máxima la trasladamos al ámbito de las personas, apostando por el desarrollo de nuestros empleados, al ámbito medioambiental, respetando el medio ambiente y minimizando nuestro impacto ecológico, e incluso al ámbito del negocio, con una inversión continuada en el tiempo.

 

Y como cadena de supermercados, también apostamos por la sostenibilidad en clave de producto, con una estrategia focalizada en el producto español, la alimentación sana y saludable y la producción responsable.

 

En este sentido, fomentamos las buenas prácticas tanto internamente como con nuestros proveedores, desde la convicción de que es así como debemos y queremos hacer las cosas. Y reforzamos estos esfuerzos con certificaciones independientes que acrediten nuestro compromiso con las buenas prácticas.

 

Así ha sucedido con nuestra decisión de dejar de vender huevos de gallinas enjauladas. Es un proyecto que se enmarca en nuestra apuesta por la producción responsable, pero hemos querido que una entidad independiente como AENOR certifique el bienestar de las gallinas ponedoras libres de jaula.

 

Este es un buen ejemplo de cómo nos gusta hacer las cosas, de forma responsable y pensando en el mañana. Así entendemos la sostenibilidad en Lidl.

El dilemaEl dilema

Números anteriores

Consulte números anteriores en esta sección, los números a partir de marzo de 2018 están disponibles en versión Online y todos están disponibles para descarga en PDF. Utilice los cursores o desplace las revistas para acceder a los contenidos.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.